Valencia prepara seis brigadas para actuar contra inundaciones

Inundación el pasado año en la Malvarrosa. / j. monzó
Inundación el pasado año en la Malvarrosa. / j. monzó

Giner (Cs) cuestiona la limpieza adecuada de la red de saneamiento, mientras Valía defiende que se ha trabajado en todo el alcantarillado

P. M. / I. G.

valencia. ¿Está la ciudad de Valencia preparada para aguantar una gota fría? La concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, asegura que sí, aunque no opina lo mismo el portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, al enzarzarse ayer en un cruce de críticas al hilo del trabajo realizado.

Valía señaló que la concejalía ha puesto en marcha el operativo previsto en el plan de lluvias, reforzando sus dotaciones ante la alerta de fuertes precipitaciones decretada por la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias. Valía defendió que la ciudad «dispone de uno de los sistemas más modernos y mejor preparados para hacerla frente».

La edil aseguró que las brigadas ya están trabajando en la limpieza de imbornales y el acondicionamiento de túneles, y también que las instalaciones municipales están operativas y en vigilancia continua. Además, resaltó que se ha constituido el centro de coordinación municipal para coordinar los trabajos de todas las áreas implicadas y las medidas a adoptar.

Seis brigadas estarán preparadas para actuar en la ciudad. Además, habrá personal tanto en las estaciones como en la sección de limpieza para dar respuesta inmediata a cualquier problema que pudiera surgir a lo largo de este episodio de lluvias. Por el contrario, Giner cuestionó el estado de la red de saneamiento. Recordó que el pasado verano las lluvias provocaron el colapso de la depuradora de Pinedo y el cierre de la playa. Giner manifestó «preocupación» por el estado de los colectores, estaciones de bombeo y emisarios del sistema municipal de saneamiento. Como publicó este periódico, tanto los técnicos como la empresa indican que son necesarias inversiones urgentes.

Durante la jornada, las playas estarán expuestas a olas de hasta dos metros, con posibles cierres al baño.