Valencia pone en marcha mañana la ordenanza que prevé multas de 300 euros

El Consistorio y las asociaciones de consumidores harán una campaña sobre los peligros de comprar productos ilegales

LOLA SORIANO VALENCIA.

La nueva ordenanza de Venta no Sedentaria del Ayuntamiento de Valencia entrará mañana en vigor, tal como explicó ayer el concejal de Comercio y Licencias, Carlos Galiana. La novedad de esta normativa, que sustituye a la del año 2004, es que sí contempla sanciones a las personas que ejerzan la venta ilegal en el cap i casal, entre ellos los conocidos como manteros.

Precisamente es en el apartado de infracciones muy graves, es decir en la de mayor sanción, donde se contempla la prohibición del «ejercicio de cualquiera de las modalidades de venta no sedentaria prevista en la presente ordenanza, y en especial, la venta ambulante, sin la pertinente autorización municipal».

En el articulado se hace referencia a la prohibición «con independencia de que la persona que la ejerce sea o no profesional comerciante», con el fin de no dejar excluido ningún tipo de venta ilegal, entre ellos los que practican el 'top manta' en las calles.

El Consell Local de Comerç tiene pendiente una reunión sobre los manteros

E incluso se detalla la traducción económica de la infracción con multa de hasta 300 euros; la suspensión de la autorización de venta durante tres meses y la pérdida de la autorización de venta.

Si bien en el mes de diciembre desde la concejalía de Control Administrativo, en respuesta a una pregunta formulada por el grupo municipal popular, se explicó que la anterior ordenanza no permitía multar a los manteros, esta nueva normativa resuelve este tema aunque engloba el asunto como venta ambulante en general que no tenga autorización municipal. Eso sí, la normativa de Valencia no es como la de Palma de Mallorca, que además, contempla la multa de hasta 150 euros para los consumidores de productos ilegales y falsificados. En este caso, el gobierno balear primero hará una campaña informativa y, previsiblemente, comenzará a multar a los vendedores ilegales o a los que compren estos productos desde mayo.

También se hace referencia en el apartado de las sanciones que estas se graduarán atendiendo a los criterios de la negligencia o intencionalidad del infractor, la naturaleza y cuantía de los perjuicios causados y la reincidencia.

Lo que sigue pendiente de convocarse es la comisión técnica para tratar el problema de los manteros que se acordó debatir en el Consell Local de Comerç y que, según Galiana, se hará en breve. En esta comisión se tienen que lanzar propuestas, debatirlas y estudiarán soluciones.

Por otro lado, el edil se reunió antes de Fallas con las principales asociaciones de consumidores para acordar una campaña informativa sobre el peligro de comprar productos ilegales en establecimientos, en la calle o en internet. Desde la Unión de Consumidores, Vicente Inglada, explica que hicieron una primera reunión y ahora están a la espera de concretar las acciones e imagen de la campaña.