El PP urge al Ayuntamiento de Valencia una ordenanza para atajar el botellón

EP

La portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, propuso ayer que el consistorio de la capital del Turia «planifique con antelación suficiente un operativo para evitar que se extienda por la ciudad el consumo de alcohol en la vía pública, el conocido popularmente como el botellón». Catalá recalcó que entre las «múltiples tareas que dejó pendiente» el gobierno municipal está la aprobación de una Ordenanza de Civismo, en cuya redacción participada la Policía Local y la Universitat de València a través de la cátedra PROTECPOL.

La edil lamentó que este texto normativo «nunca se materializó en una ordenanza porque hubo una confrontación continua entre el área de Movilidad, Protección Ciudadana y Ocupación de Vía Pública». En este sentido, criticó «la pasividad y permisividad» del gobierno municipal del alcalde Joan Ribó ante «el descontrol y la extensión del botellón por más de 50 puntos de València».

Catalá, así, insta a Ribó a que «deje de perder el tiempo como ha hecho durante estos cuatro últimos años y se ponga a trabajar de verdad para evitar los botellones que se están extendiendo por muchos barrios de la ciudad». Para la dirigente del PP es «muy preocupante lo que está pasando» y «la situación se le ha escapado de las manos» al Ayuntamiento. Aseguró que hay «cada vez más vecinos sufriendo en las puertas de sus casas los malos olores, la suciedad y el ruido que provocan el botellón.»

La portavoz popular atribuyó la extensión del botellón «no sólo a la falta de recursos de Policía Local, sino también a la falta de una planificación de campañas de concienciación para que los jóvenes conozcan los efectos del consumo del alcohol». Catalá aseguró que el PP apoyará las iniciativas del Ayuntamiento dirigidas a concienciar sobre los efectos negativos derivados del alcohol.