El TSJ descarta cerrar la depuradora de Pinedo para evitar daños ambientales

Uno de los depósitos de la planta depuradora de Pinedo. /Jesús Signes
Uno de los depósitos de la planta depuradora de Pinedo. / Jesús Signes

El tribunal estima que ejecutar la clausura desataría un «episodio de contaminación crítica» y pondría en peligro «la supervivencia de la Albufera»

Lola Soriano
LOLA SORIANOValencia

La Justicia ha resuelto no cerrar las instalaciones de la ampliación de la depuradora de Pinedo, tal como exigieron los vecinos hace un año y medio tras ganar una sentencia en la que se les daba la razón y se confirmaba que la ampliación de esta depuradora se hizo sin que contará con una licencia.

La sección Primera de la sala Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) declaró este viernes «imposible» de ejecutar la sentencia de 2016 que ordenaba el cierre de la fase III de la estación depuradora de aguas residuales (Edar) de Pinedo.

En el fallo el juez alega que la clausura de la instalación donde se depuran las aguas fecales de 1,2 millones de habitantes de Valencia y buena parte de las poblaciones de l'Horta supondría «gravísimos perjuicios ambientales».

El tribunal ha rechazado así un auto de ejecución forzosa del fallo, que pedía un grupo de vecinos afectados por estas instalaciones, concretamente 18 residentes.

La instalación da servicio a 1,2 millones de habitantes de Valencia y l'Horta

La sala de lo Contencioso del TSJ valenciano ha apreciado ahora la existencia de una «causa material» que hace imposible ejecutar ese apartado de la sentencia. Y se acogen a una sentencia de 2015 del Tribunal Constitucional que establece que los órganos judiciales «deberán de ponderar la totalidad de los intereses en conflicto a la hora de hacer ejecutar sus resoluciones». Es decir, que se ha considerado que las consecuencias para el bien común serían peores que si se toma la medida de cerrar la ampliación de la depuradora.

Según la sección Primera del TSJCV la imposibilidad material de la ejecución «ha quedado acreditada «en un informe técnico aportado por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural» y se añade que «no ha sido desvirtuado mediante ninguna prueba de signo contrario por la parte ejecutante».

Riesgo para la Albufera

En el auto también se alega que su clausura comportaría «un episodio crítico de contaminación» derivado del vertido de caudales sin depurar al mar y «comprometería la supervivencia» del lago de la Albufera, «ya que el riego de los arrozales del norte de este humedal se hace con agua depurada de esta estación».

Sin embargo, se ha acordado tramitar un nuevo incidente en el marco de este procedimiento que permita adoptar «las medidas necesarias que aseguren la mayor efectividad de la ejecutoria y la fijación a favor de los ejecutantes de la indemnización que en su caso proceda».

Cabe recordar que fue el 26 de noviembre de 2018 cuando los vecinos pidieron la ejecución de la sentencia después de que esperaran gestos de la administración autonómica para buscar soluciones.

Medio Ambiente todavía no ha invertido 26 millones de euros para reducir las molestias

Mientras, ayer, la Conselleria de Medio Ambiente no entró a valorar el tema. Lo que sí se puede afirmar es que el plan especial que se anunció para mejorar la situación de la depuradora y las medidas para paliar las molestias a los vecinos, con una inversión proyectada de 26 millones, siguen sin adoptarse.

En el caso del plan especial, todavía está en tramitación. El pasado mes de enero estaba pendiente de pasar la comisión de evaluación ambiental.

Y las medidas para reducir las molestias a los residentes siguen pendientes. Cabe destacar que se habló de aplicar tratamientos para reducir los olores, también medidas para minimizar los ruidos e incluso se estaba estudiando ver por dónde debían de circular los camiones que entran y salen a la depuradora para cargar los lodos, ya que los restos que dejaban en el suelo y los olores, según los residentes, eran realmente insoportables.

Quién sí habló ayer fue el diputado por Valencia en el Congreso y exconcejal de Desarrollo Urbano y expresidente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI). «Era obvio que la depuradora de Pinedo no podía cerrar porque el impacto hubiera sido brutal. Había que buscar otras soluciones y la Conselleria de Medio Ambiente estaba en ello».

Eso sí, recuerda que el Ayuntamiento pidió a Medio Ambiente que impulsara medidas compensatorias para mejorar la calidad de vida de los vecinos, entre ellas la modernización de los tratamientos, reducción de ruido y olores, pero afirma que se estaban estudiando desgravaciones y medidas fiscales, pero estaba pendiente de que los gabinetes jurídicos analizaran la viabilidad.

Más sobre la depuradora de Pinedo