Una treintena de obras tomarán las calles de Valencia durante el verano

Reforma para la ampliación de aceras en la calle San Vicente Mártir, ayer. / j. j. monzó
Reforma para la ampliación de aceras en la calle San Vicente Mártir, ayer. / j. j. monzó

El impulso dado a varios proyectos por el año electoral hace que las inversiones aumenten y tengan un efecto en los problemas de tráfico

P. MORENOVALENCIA.

El arreón electoral que se ha producido los últimos meses en el Ayuntamiento en materia de contratación tendrá su traducción en un incremento de las obras públicas que se realicen este verano. Así, al menos se han contabilizado una treintena de intervenciones de calado que afectarán al tráfico.

De esta cifra, la delegación de Desarrollo Urbano prevé que 20 sean realizadas por sus servicios. Algunas ya se encuentran en ejecución como la eliminación de la llamada 'acera de la muerte' en la calle San Vicente Mártir esquina con Amparo Iturbi. La intervención responde a una reivindicación vecinal que se reitera desde hace años, debido al riesgo para los viandantes de atropello al caminar por una acera tan estrecha. Tras unos derribos que ha han terminado, se procederá a la eliminación de una 'joroba' para ampliar la zona peatonal.

También está ya en marcha la reforma de la plaza San Felipe Neri, junto al mercado municipal de Algirós. La reurbanización ha obligado a cortar al tráfico calles colindantes, y también dificulta en cierta medida el acceso peatonal a los puestos, aunque dentro de unas semanas habrá un espacio completamente remodelado.

Este año no hay una partida extraordinaria para el asfaltado, pese al mal estado de muchas calles

La peatonalización de un tramo de la calle Ibiza, con carril ciclista incluido, también está en marcha, de tal modo que aliviará en parte el obstáculo que supone la salida del túnel de Serrería. La prolongación de este paso ferroviario hasta la marginal derecha del viejo cauce sigue a la espera de un acuerdo con el Ministerio de Fomento.

Pero una de las obras de mayor calado este verano será la colocación de una tubería arterial de agua potable en la calle Jacinto Benavente, en concreto desde el puente del Mar hasta la avenida Peris y Valero. El proyecto se ha previsto por fases debido a la afección tan fuerte que tendrá sobre el tráfico de la zona y todo lo relativo al puente de Aragón. Los ramales hacia las calles del Ensanche se dejarán también para cuando se produzca el éxodo veraniego.

Fuentes de dicha concejalía indicaron que este verano no habrá una campaña extraordinaria de asfaltado, debido a la falta de presupuesto. La contrata hará los trabajos habituales, aunque no con la planificación del pasado ejercicio, donde se reasfaltaron algunas avenidas.

En la parte del Marítimo se concentran buena parte de las obras, como la construcción de una plaza arbolada en el barrio de Beteró, donde se situará el rastro cada domingo. El movimiento de tierras ya ha empezado, con la previsión de que en unos meses se traslade el mercadillo dominical a las inmediaciones del bulevar Serrería. También está en plena ejecución la plaza Lorenzo de la Flor, en la 'zona cero' del Cabanyal y que supondrá la remodelación completa de un jardín.

En la parte sur, en la promoción conocida como Camino Hondo del Grao, también están previstas que comiencen las obras de urbanización. Este sector se sitúa entre las naves protegidas, algunas ya rehabilitadas y en uso, y los solares del antiguo circuito de Fórmula 1. Esto último sigue sin plazos de aprobación del proyecto, que tiene la empresa municipal Aumsa a cargo para ultimar una serie de modificados en el diseño del planeamiento.

Las obras realizadas por el Ciclo Integral del Agua no se limitarán a la calle Jacinto Benavente. En la avenida Hermanos Machado se realizara una intervención importante con la construcción de una arqueta de regulación de la red de agua potable. En otras ocasiones, las obras no se han adjudicado todavía, aunque la previsión es que se realicen en verano. Es el caso de la reurbanización del entorno del mercado de San Pedro Nolasco, en el barrio de Sagunto, así como una intervención similar en la calle Navarro Cabanes.

Otros ejemplos pendientes de inicio pasan por la remodelación de la calle Vicente Brull o la reforma completa de la plaza de San Sebastián, junto al jardín Botánico. Esto último supondrá un importante avance en la peatonalización del barrio, con la misma estrategia seguida que con la plaza de Rojas Clemente, ya terminada y casi peatonal.

Por último, entre la treintena de obras incluidas en el calendario de verano en Valencia se encuentran la urbanización de la calle Barco, la remodelación integral del mercado municipal del Grao o la nueva plaza Arzobispo Olaechea, en el barrio de San Marcelino, con un diseño donde también impera la apertura de espacios peatonales.

Más