Trece centros de enseñanza esperan licencia de obras del Ayuntamiento

Instituto Blasco Ibáñez, uno de los edificios del listado del Consistorio. / consuelo chambo
Instituto Blasco Ibáñez, uno de los edificios del listado del Consistorio. / consuelo chambo

Instalaciones como la Berklee, el conservatorio Joaquín Rodrigo o las escuelas de idiomas, sin permisos, algunos desde hace 20 años

ÁLEX SERRANO

Hasta trece centros educativos de la ciudad de Valencia esperan licencia de obras, algunos desde hace más de veinte años. Es el balance que ofrece la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia a una pregunta en el pleno realizada por los concejales de Ciudadanos Fernando Giner y Narciso Estellés, de la que se desprende que centros como la escuela de música Berklee, el conservatorio Joaquín Rodrigo o las Escuelas Oficiales de Idiomas de Quatre Carreres y Benicalap siguen a la espera de que el Consistorio les dé permiso para poner en marcha obras como la reforma de gimnasios o laboratorios o incluso la construcción de nuevos edificios, como en el caso del nuevo centro del colegio Misericordia, entre otros.

Sin embargo, fuentes municipales explicaron ayer que el hecho de que la licencia no esté otorgada no quiere decir que la obra no haya podido hacerse o el nuevo edificio no esté en funcionamiento. Literalmente, explicaron que la ciudad «no puede pararse por los lentos ritmos de la burocracia». Las mismas fuentes explicaron que en ocasiones un centro escolar abre sus puertas sin licencia, sólo con una declaración responsable de los encargados del inmueble, para que puedan entrar en funcionamiento cuanto antes y no se cree un perjuicio al usuario. «Si hubiera que esperar a tener licencia, muchos hospitales ni siquiera estarían abiertos», explicaron desdel servicio de Actividades del Consistorio.

Y es que el atasco en el Consistorio con el tema de las licencias municipales es importante. La falta de personal en los servicios del Consistorio provoca un importante embudo cuando las licencias se han de solicitar al Ayuntamiento. Cabe recordar que parte de las mismas, las llamadas «no calificadas», que comprenden actividades inocuas para el entorno, se gestionan en las Juntas Municipales de Distrito, donde el tratamiento es mucho más ágil y no se da el atasco que distintas entidades denuncian que sí se experimenta cuando se entra al Servicio de Actividades del Ayuntamiento, que gestiona el concejal Carlos Galiana.

Ciudadanos critica la «inacción» del tripartito a la hora de agilizar la concesión de autorizaciones

A este respecto, el edil de Ciudadanos Narciso Estellés denunció ayer la «inacción» del Consistorio en lo referente a las licencias. «No se puede argumentar que los ritmos de la burocracia son lentos para no dar las licencias porque se crea inseguridad jurídica», critica el concejal de la formación naranja, que también preguntó en el pleno por el estado de los permisos municipales de otros centros educativos de la ciudad. «La foto que sale es la de una ciudad paralizada, donde Compromís se ha visto ampliamente superado por la gestión diaria, y eso que durante buena parte del mandato han vendido que su trabajo ha sido inmejorable», censura Estellés.

El edil de Ciudadanos, eso sí, insiste en que el trabajo de los técnicos «es el que es, pero no dan más de sí, porque quien les dirige no se ve capaz de ponerse al frente de un servicio como Actividades y hacerlo funcionar como un reloj». «El Ayuntamiento es incapaz de ofrecer soluciones en tiempo y forma para que se agilicen las tramitaciones de licencias para atraer las inversiones y dinamizar la actividad económica en Valencia», lamenta Estellés.

El edil, además, recuerda que el secretario de estado de Infraestructuras, en un encuentro celebrado en Valencia, ya puso la capital como ejemplo del retraso en las licencias de obra. El secretario de estado pertenece al mismo partido que el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, lo que en opinión de Estellés «demuestra lo que piensa el PSOE de la gestión en Valencia».

Más