El traslado de la subestación de Patraix sigue sin plazos

P. M.

valencia. La asociación de vecinos de Favara ha convocado para mañana a las siete y media de la tarde la protesta anual para reclamar el traslado de la subestación eléctrica de Patraix, cerrada desde hace doce años y en cuyo solar los residentes reclaman una dotación pública.

La concentración tendrá lugar en la calle Gaspar Aguilar, donde se sitúa la instalación. El Ayuntamiento consiguió que Red Eléctrica volviera a colocar en su programación el traslado, aunque sigue sin plazos. Así figura en la contestación a Ciudadanos del gobierno municipal, en una pregunta del pleno. El Congreso llegó a aprobarlo y se incluyó en los Presupuestos del Estado.

En julio de 2018 se volvió a incluir en la planificación de la red eléctrica, aunque otro asunto diferente es que se programe su ejecución, lo que todavía esté por ver. El acuerdo tomado con el anterior gobierno municipal pasa por la construcción de una nueva subestación junto al barrio de San Isidro, aunque no está claro que se haga soterrada, como desea el Consistorio.

Fuentes de la asociación de vecinos de Favara recordaron el intento de reapertura de la instalación, al tramitar la licencia en el Ayuntamiento. Esto fue desestimado, confirmaron fuentes de la concejalía de Actividades. En cuanto a la calificación del solar, el Plan General mantiene el uso original, que tendrá que cambiarse en caso de que salga adelante el equipamiento público.

La vía judicial está ya acabada, tras años de pleitos donde se llegó a la más alta magistratura con los recursos. El motivo del cierre de la subestación en 2007 fue la explosión ocurrida en parte de la instalación, sin víctimas, pero que fue el colofón de las movilizaciones vecinales contrarias a que haya un servicio de este tipo cerca de viviendas.