Tesoros en ruinas de la huerta desaparecida

Alquería de Falcó, junto al camino de Moncada y la ronda norte. / j. j. monzó
Alquería de Falcó, junto al camino de Moncada y la ronda norte. / j. j. monzó

Alertan del mal estado de inmuebles rurales de Valencia

PACO MORENO VALENCIA.

El suceso acaecido estos días en la alquería del Moro, con el desplome de una de las casas que conforman el valioso conjunto rural, ha puesto el foco de nuevo en el patrimonio arquitectónico de Valencia, en lo que se refiere a las huellas que subsisten de la huerta perdida. Ejemplos hay muchos en toda la periferia de la ciudad, aunque la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio ha elegido los casos más representativos, casi tanto como los inmuebles de Benicalap.

«Tenemos un caso similar al de la alquería de Moro. Se trata del conjunto de alquerías de San Lorenzo y Molí de Sant Miquel, catalogadas como Bien de Relevancia Local, en la que algunos de los edificios y construcciones son de titularidad privada y otros lo son públicas». La primera denuncia de la entidad fue el 4 de febrero de 2015, contestando el anterior equipo de gobierno (Urbanismo, Alfonso Novo) que procedían a notificar al propietario de la alquería de titularidad privada los daños, desperfectos, etc. De momento sigue todo igual y se ha desplomado ya parte del inmueble.

Otro caso es la alquería de Falcó, entre el camino de Moncada y la ronda norte. «Otro expediente abierto en febrero de 2013 y con tres recomendaciones del Síndic de Greuges, la última en abril de 2018. Se nos informó de que se ha producido la expropiación, pero no sabemos si ya es efectiva, puesto que jamás nos ha facilitado la información el Ayuntamiento a pesar de haberla solicitado un trillón de veces. Si ya es de titularidad pública tampoco sabemos los plazos para ejecutar unas medidas precautorias, de consolidación, etc. que nunca ha realizado el propietario».

Otro ejemplo que pone la asociación es la alquería de Serra, junto al cementerio de Benimaclet. «Problemón de los gordos, porque es una propiedad privada y con varios dueños. El expediente es de diciembre de 2013 y cuenta ya con cuatro recomendaciones. De la lectura de las respuestas de Urbanismo, llegamos a la misma conclusión que con la alquería del moro. Los propietarios están jugando con el Ayuntamiento y este se deja torear». Por último, citaron la tapia de cerramiento de los huertos del Monasterio de San Miguel de los Reyes, también en mal estado de conservación y donde se ha hecho muy poco. La lista «abarcaría muchos más casos», finalizan desde la asociación.

 

Fotos

Vídeos