Los técnicos ya denunciaron en 2018 la falta de inversión en los colectores de Valencia

Una de las acequias cercanas a Valencia, en una imagen reciente. / jesús montañana
Una de las acequias cercanas a Valencia, en una imagen reciente. / jesús montañana

Los funcionarios se desmarcaron de manera explícita de posibles responsabilidades judiciales

VALENCIA.

Conforme la oposición se adentra en los expedientes municipales y 'escarba' digitalmente, aparecen más informes que evidencian que los técnicos del servicio de Ciclo Integral del Agua llevan largos meses advirtiendo de los problemas que sufre el alcantarillado de la ciudad. El último en hacerse público data del 17 de marzo de 2018. En él, el ingeniero de la sección de Saneamiento y Explotación y el jefe de servicio del Ciclo Integral del Agua manifiestan «que se observa una insuficiencia presupuestaria, incapaz de satisfacer la necesidad de atender las obligaciones y las necesidades urgentes, los incrementos soportados por el servicio, que no se recogen en la dotación presupuestaria disponible, indicándose que las disfunciones y desperfectos comprobados implican una degradación y deterioro de la calidad del servicio, advirtiendo previsibles daños medioambientales e higiénico-sanitarios a la población si no se dispone de recursos económicos adecuados a las necesidades de un servicio básico como es el saneamiento y alcantarillado municipal». Los técnicos van más allá e insisten en que no pueden «asumir la responsabilidad técnica que deriva de un crédito que no alcanza los mínimos necesarios para atender razonablemente esta competencia». Los funcionarios, por tanto, intentaron desligarse de cualquier responsabilidad que pudiera atribuírseles si había algún problema con los colectores, como finalmente ha pasado este año con vertidos que han terminado con la sanción de la Confederación Hidrográfica del Júcar al Ayuntamiento de Valencia.

Ambos técnicos van más allá y en ese informe de marzo del pasado año indican textualmente: «Tal manifestación debe quedar reflejada por escrito, como así se hace, a los efectos de su constancia ante cualquier circunstancia que pudiera acontecer y que no podrá ser achacada a las actuaciones u omisiones de los técnicos responsables del Servicio que no cuentan con los medios necesarios para atender esta situación, debido a la continua disminución del crédito presupuestarios». Para conservación, el Consistorio preparó 618.364,56 euros.

Estos avisos continuaron y en diciembre del pasado año, como ya publicó este diario, también los técnicos alertaron que se necesitaban unos 30 millones de euros para arreglar los colectores, que presentaban importantes desperfectos en varios puntos que podían derivar en vertidos de aguas fecales. Y en julio de este mismo año, hace apenas un mes, otro informe sobre la quinta modificación de créditos que preparaba el Consistorio alertaba de que los 2,3 millones de euros que el Servicio Económico Presupuestario iba a invertir en los colectores únicamente cubría «una parte de las necesidades del alcantarillado y saneamiento» de la ciudad.

La propia concejala reconoció en julio que faltaba dinero para reparar la red | Ciudadanos insiste en que si hubiera algún problema ambiental, «la culpa sería de Ribó»

El informe manifestaba «la imposibilidad de demorar la prestación de las inversiones requeridas a ejercicios posteriores, a causa del perjuicio que se derivaría para la seguridad y salud de las personas, remarcando que la no ejecución de los proyectos podría generar consecuencias penales para el Consistorio». Fue el texto que más claramente alertaba de que la reparación de los colectores podía terminar con algún responsable político sentado en los tribunales.

A este respecto, la propia concejala de Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, firmó otro documento en el que insistía en la «inversión continuada» necesaria para el mantenimiento de la red y en el que reconocía que era «insuficiente» la consignación económica actual, «habida cuenta de que resultan de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento las funciones higienista, sanitaria, de prevención de inundaciones y medioambiental». En ese documento, Valía solicitaba de manera oficial esos 2,3 millones de euros para renovar colectores que tanto ella como sus técnicos reconocían insuficientes. Menos es nada, parecían decir.

El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, recordó ayer que ya son varios los años «en los que los servicios técnicos nos advierten de que el presupuesto no cuenta con los fondos necesarios para afrontar las reparaciones del alcantarillado». «Nos han avisado de previsibles daños higiénicos y medioambientales si no se toman las medidas», dijo Giner. «Es una competencia municipal irrenunciable, por lo que Ribó no se puede esconder. No puede echarle la culpa a otras administraciones. Si llegara a producirse cualquier daño medioambiental o higiénico en la ciudad él sería el único responsable por actuar con dejadez y falta de planificación e inversión», comentó el portavoz de Ciudadanos. «La única solución que ha propuesto el alcalde es la creación de un 'tasazo', porque todo lo soluciona a base de subir los impuestos. Los ciudadanos lo sufrirán con el aumento del recibo del agua», adelantó Giner.

Más