Dos teatros municipales acumulan 218 contratos a dedo en apenas cuatro años

Fachada principal del Teatro El Musical, a la izquierda, en la plaza del Rosario. / irene marsilla
Fachada principal del Teatro El Musical, a la izquierda, en la plaza del Rosario. / irene marsilla

El PP denuncia el abuso de este sistema de contratación, que permite la legislación hasta los 50.000 euros en el caso de unas obras

P. MORENOVALENCIA.

Dos teatros de propiedad municipal, el Musical y la Sala La Mutant, acumulan los últimos cuatro años un total de 218 contrataciones a dedoal quedar las facturas por debajo de los 50.000 euros cada una en obras y 18.000 en suministros y servicios. El balance lo dio a conocer ayer la concejala del grupo popular Julia Climent, quien criticó el «abuso» en este tipo de contratación por el Consistorio.

Es más, la edil asegura que muchas de las facturas cuentan con reparos de Intervención Municipal, es decir, los expedientes carecen de algunos trámites o los encargos podían haberse realizado en concursos de pública concurrencia. Esto no supone frenarlos, sino que se trata de una mera objeción.

Aún así, la concejala del PP comentó que «consecuencia del abuso hay numerosos informes de omisión de fiscalización previa de la Intervención General, señalando que la contratación se está haciendo sin seguir el procedimiento de la Ley de Contratos del Sector Público».

Climent propone la construcción de un auditorio en la parte norte similar al de la Rambleta

Climent recordó que el gobierno municipal se vio obligado a paralizar las obras de rehabilitación de las cubiertas del Teatro El Musical, en la plaza del Rosario, después de una denuncia del PP por un fraccionamiento de cuatro contratos a una misma empresa, por valor de 111.709 euros adjudicados a dedo para las obras que los técnicos municipales reclamaban en 2016, y que siguen pendientes de ejecutar.

Atribuyó a la «nefasta gestión cultural del Gobierno municipal» la situación que viven los principales auditorios municipales con «problemas estructurales, mantenimiento y falta de capacidad para albergar la programación prevista como consecuencia del cierre del Palau de la Música», en referencia a la caída de parte del falso techo de una sala.

Aseguró que a la «falta de una gestión integral, que permita mantener las principales infraestructuras culturales de la ciudad (el Palau de la Música, el Teatro El Musical y la Sala La Mutant), se une también una gestión opaca repleta de contrataciones a dedo».

El Teatro El Musical lleva gastados más de 3.000.000 de euros en cuatro años en un total de 194 contrataciones a dedo y La Mutant otros 500.000 euros en dos años en 29 contratos privados, además de todas las contrataciones menores artísticas en ambos equipamientos.

Manifestó que Valencia sigue necesitando un nuevo contenedor cultural que dé servicio a los barrios de la zona norte de la ciudad. «Este nuevo espacio cultural podría estar dotado de un auditorio y salas de exposiciones y audiciones, para potenciar la vida cultural de estos barrios tal y como sucede con el centro de la Rambleta», propuso.

Los grupos de la oposición han denunciado en los últimos años el abuso de los contratos menores, que se pueden realizar sin pública concurrencia. La legislación habla de unos supuestos donde se pueden abreviar los trámites, aunque nunca si se cae en el fraccionamiento de contratos, sino como encargos independientes por completo. Pese a esa circunstancia, en los primeros siete meses de este año, el Consistorio ya se ha gastado 6,4 millones de euros con este método. La cifra supone en todo caso un descenso respecto al resultado de 2018, cuando se rozaron los 15 millones.

El gobierno municipal ha recibido numerosas amonestaciones de Intervención por la tramitación de algunos de sus contratos. Así, en noviembre de 2018 reprendió al concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, por los encargos de la segunda edición de Bicifest, que ascendían a un monto total de 21.550 euros. «El encargo se ha realizado prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido», señalaba la documentación denunciada en su día por el grupo popular. Pese a esto, fueron aprobadas por la junta de gobierno.

Más