El sector hotelero se opone a la tasa turística que propone el PSPV

Terraza de un restaurante en la plaza del Mercat, en una imagen reciente./Jesús Signes
Terraza de un restaurante en la plaza del Mercat, en una imagen reciente. / Jesús Signes

Compromís, socialistas y Podem se enzarzan sobre el impuesto al recordarle Ribó a Gómez que lo recaudado no podría ir a las comisiones falleras

ÁLEX SERRANOValencia

El sector hotelero salió ayer a posicionarse en contra de la tasa turística que proponen PSPV y Compromís para la ciudad de Valencia y, más concretamente, para las Fallas, mientras ambas formaciones, por cierto, discutían sobre quién lo había propuesto primero. Tanto la Unión Hotelera como Hosbec criticaron la medida, por considerarla injusta con los clientes de hoteles.

Luis Martí, presidente de la Unión Hotelera, aseguró que no comparten la necesidad de establecer ninguna tasa turística. «Crear un impuesto vinculado a las Fallas nos parece muy poco acertado», dijo Martí, que añadió no ven «ni la oportunidad, ni la necesidad, ni la justificación». Unión Hotelera recordó que el sector «ya paga los impuestos pertinentes». «¿Por qué habría que pagar otro impuesto por abrir en Fallas?», se preguntó Martí.

Cuestiones sin respuestas como las que manejan también en Hosbec. Su secretaria general, Nuria Montes, se pregunta si Valencia «se va a perjudicar a sí misma», dado que ni Sevilla con la Feria de Abril ni Pamplona con los Sanfermines aplican esta tasa. «Establecer cualquier tipo de tasa que penalice a los clientes hoteleros les hace culpables de una posible situación de desmadre y exceso que se ha dado estas fiestas de la cual los clientes hoteleros no tiene ninguna culpa», dijo Montes.

Mientras, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, dio ayer «la bienvenida al PSPV» a la propuesta que hizo él el pasado día 19, a lo que desde el partido de Sandra Gómez se respondió que ellos ya lo propusieron hace un par de años. Además, Gómez lamentó que Compromís y Podemos «siempre hayan defendido que sea una tasa autonómica que se aplique de forma uniforme en toda la Comunitat sin tener en cuenta las peculiaridades de cada ayuntamiento o que se puedan gravar situaciones concretas como las Fallas». Ribó recordó que la tasa no podría reinvertirse en las comisiones porque los impuestos van a una caja común, a lo que Gómez respondió que su propuesta es «ampliar la subvención que desde Junta Central Fallera se da a las comisiones por el monumento, que ahora cubre el 25% del coste total».

Podem, por su parte, calificó de «ocurrencia electoralista» la propuesta. La candidata de Podem a la alcaldía de Valencia, Maria Oliver, insistió en que este tipo de impuestos son «competencia autonómica y no se plantea como medida temporal para unas fechas» ni «puede ser un impuesto finalista y menos para beneficiar a un privado» como son las fallas. «Es una propuesta poco seria, falta de rigor, y muestra un preocupante desconocimiento de cómo funcionan los impuestos en este país», dijo Gómez, que recordó que ellos propusieron la tasa en les Corts y Compromís y PSPV «votaron en contra».

María José Catalá, candidata del PP a la alcaldía, dijo por su parte que están en contra de la creación de nuevas tasas y señaló que es posible ayudar a las comisiones «subiendo la aportación municipal con el fin de mejorar los monumentos que se plantan en la ciudad».