Una sentencia obliga a la Policía Local a anular la elección de un comisario

El sindicato que llevó el caso al juzgado asegura que el mando había sido «puesto a dedo» en una promoción de ocho cargos por el Consistorio

ÁLEX SERRANO

valencia. El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 5 de Valencia ha revocado la decisión del Ayuntamiento de nombrar en comisión de servicio para el puesto de comisario de la Policía Local a un funcionario de carrera que provenía de la plantilla del Consistorio de Burjassot tras la denuncia de un sindicato, que asegura que el mando fue puesto «a dedo». La sala da así la razón al Sindicato Profesional de Policía Local (Spplb), que denunció que este nombramiento se realizó de «forma irregular», según asegura la organización en un comunicado remitido a los medios.

Los hechos se remontan al año 2017 mientras se celebraba la oposición para cubrir ocho plazas de comisario, proceso que duraba más de un año. Según el sindicato, a pesar de haber más de 100 aspirantes, «la mayoría con gran bagaje, formación y experiencia en el colectivo policial», cuando finalizó la oposición «quedaron solo 7 aspirantes con opciones de plaza y una quedó desierta», según explicaron desde el sindicato mayoritario del Cuerpo municipal.

El Ayuntamiento inició entonces el procedimiento para que, en lugar de ser ocupado temporalmente por funcionarios del propio Consistorio, «pudieran acceder, de forma temporal, funcionarios de otras Administraciones Públicas». El sindicato afirma que aunque esa modificación «exigía realizar un concurso público» para proveer el puesto temporalmente, «sin negociación, sin motivar la necesidad del cambio de las condiciones del puesto y sin publicidad alguna, se nombró expresamente para el puesto a un comisario de una población cercana sin convocatoria pública».

La llegada del nuevo agente requería un concurso público que no se realizó, según el Spplb Los representantes de los trabajadores ponen en valor la preparación de los 1.500 policías de la plantilla

Dicho comisario provenía de una plantilla cercana a Valencia y con plaza en la propia policía local de la capital. El sindicato destacó la «alta preparación y formación de los más de 1.550 policías de la plantilla para poder desempeñar dichas funciones si son necesarias, sin tener que recurrir a nombramientos arbitrarios de otras plantillas». El sindicato señala que la sentencia es firme, ya que no ha sido recurrida por el Ayuntamiento de Valencia, que la acató en la última reunión de la Junta de Gobierno Local.

Según el Spplb, «muy diferente ha sido cel nombramiento de agentes venidos de otras plantillas para reforzar el ya de por si mermado servicio, cuyo nombramiento se ha hecho mediante un procedimiento reglado, con publicidad y concurso de méritos y que este sindicato no solo no denunció sino que además apoyó desde el primer día, algo a lo que desde la Delegación de Personal se aceptó». Este diario ofreció ayer a la concejalía de Protección Ciudadana la posibilidad de dar su versión de los hechos pero fue declinada.

Cabe recordar que la llegada de agentes de otras policías locales para hacer frente a periodos de mucho trabajo, como Fallas, o para engordar la plantilla del Cuerpo municipal ante la falta de personal es una práctica habitual, o lo ha sido durante este mandato, porque las previsiones de la concejalía que dirige el PSPV es que al final de 2019 en la Policía Local trabajarán 300 nuevos agentes antes de finalizar el año. Además, se han nombrado a dieicisiete inspectores y se han formado a 52 oficiales como parte de un proceso de promoción interna.