Ribó cuestiona el resultado de la comisión de investigación de la EMT

Oltra y Ribó se saludan poco antes de entrar en un centro de integración social, ayer.  / damián torres
Oltra y Ribó se saludan poco antes de entrar en un centro de integración social, ayer. / damián torres

Oltra se pregunta si ella tendría que dimitir «si entrara un ladrón en el palacio de la vicepresidencia y robara un cuadro»

VALENCIA.

Se podría decir que la comisión de investigación del fraude que ha sufrido la EMT y que ha supuesto el robo de más de cuatro millones de euros ha empezado si no muerta, sí herida de gravedad. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, evitó ayer considerar vinculantes los resultados de la investigación, que podrían terminar determinando responsabilidades políticas que afectarían al gerente de la empresa, Josep Enric García Alemany, o al presidente de la misma, el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi. Antes siquiera de su primera reunión (las declaraciones del alcalde se produjeron sobre las 12.45 horas y el encuentro de la mesa estaba programado para las 16), el órgano que preside el PSPV y que ha sido «el que se ha creado más rápidamente de la historia», según el Consistorio, sufría una seria estocada en forma de dudas del primer edil sobre los resultados.

El alcalde visitó junto a la consellera de Bienestar Social, Mónica Oltra, el Centro de Rehabilitación e Integración Social (CRIS) de Velluters. Ahí, aunque por la mañana se había negado a hablar más de la EMT, sí respondió a algunas preguntas y cuestionado por este diario por si para él los resultados de la comisión eran vinculantes, como había dicho el PSPV el lunes, Ribó se limitó a decir que «habrá que verlo». «Los términos de la vinculación de una comisión... quiero ver el resultado», dijo el alcalde, que no quiso hacer lo que llamó «predicciones de futuro». «Queremos que la comisión funcione con la máxima diligencia y libertad. Es lo que hace falta. Y después lo veremos», comentó el primer edil, que insistió en que no podía decir «si será vinculante o no». Eso sí, dejó una puerta abierta: «Imagino que no habrá ningún problema en que sea vinculante pero vamos a ver».

Cabe recordar que el lunes, tras el consejo de administración, los concejales socialistas Elisa Valía (también vicepresidenta de la EMT y presidenta de la mesa de investigación) y Ramón Vilar aseguraron que para ellos los resultados de la comisión sí serían vinculantes. «Si hay que pedir responsabilidades, seremos los primeros que lo haremos; el compromiso del PSPV está claro y pediremos las responsabilidades que correspondan cuando acabe», dijo Valía en declaraciones a los medios.

El alcalde dice que «habrá que ver» si asume como vinculante lo que diga el grupo interno

El motivo de las reticencias de Ribó es que la comisión podría determinar, aunque parece poco problema, que haya que asumir responsabilidades políticas por el robo de los cuatro millones de euros, del cual la EMT únicamente ha culpado a una trabajadora, que fue despedida el viernes 27 de septiembre, cinco días después de que se descubriera el fraude que terminó con el dinero en Hong Kong. Y parece poco probable porque ni Oltra, que siempre se ha mostrado inflexible contra la corrupción y el mal uso de los fondos públicos, dio ayer un importante espaldarazo a la gestión de Grezzi al frente de la empresa.

Apoyo de la vicepresidenta

Lo hizo de forma irónica, como es habitual en la también vicepresidenta del Consell y figura más relevante de Compromís, partido al que pertenecen tanto Ribó como Grezzi. «Si esta noche entran en el palacio de la Vicepresidencia a robar y se llevan un cuadro que vale medio millón de euros, supongo que no me harán dimitir a mí, ¿no?», dijo Oltra, que dio así un espaldarazo a la política de Ribó. El primer edil siempre se ha mostrado muy cauto a la hora de plantear la asunción de responsabilidades en el seno de la corporación municipal.

La vicepresidenta señaló que lo que ha ocurrido en la EMT es que ha entrado «un ladrón, que ha robado el dinero». «En vez de echarle la culpa a quien roba se la echamos la administración», dijo Oltra, que indicó que ella seguirá pidiendo responsabilidades «cuando nombras a alguien que resulta que es el que te quita, que es lo que pasaba antes». «Ahora vienen los ladrones de fuera. Siempre es de agradecer», ironizó la segunda al mando de la Generalitat valenciana en referencia a los casos de corrupción que denunció mientras estaba en la oposición y que implicaban a personas vinculadas al PP.

Oltra también destacó que el Consistorio ha convocado la comisión de investigación «más rápida de la historia», que se reunió ayer por primera vez, lo que en opinión de la vicepresidenta es muestra de la diligencia con que la corporación municipal está tomándose el asunto. «Estoy convencida de que el Ayuntamiento de Valencia, cuando tenga toda la información encima de la mesa y después de la comisión, verá si hay que reforzar los sistemas informáticos», señaló la consellera, que recordó que en 2017 se invirtieron 7,6 millones de euros para reforzar la ciberseguridad de la administración pública y «evitar este tipo de delincuentes que hackea o estafa a las Administraciones públicas a través de las herramientas informáticas», indicó Oltra, que apuntaló así la postura de Compromís en el asunto del fraude.

Más