PSPV y Compromís dejan sin fecha su negociación tras ser acusado Ribó de pactar con el PP

Sandra Gómez, junto con los concejales del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia./LP
Sandra Gómez, junto con los concejales del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia. / LP

Gómez afirma que hay un «desgaste importante» y exige lealtad mientras los nacionalistas piden que no haga declaraciones «incendiarias»

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Suspendidas y sin fecha marcada. Así quedaron ayer las reuniones de negociación entre Compromís y PSPV para intentar formar gobierno después de que los socialistas afirmaran que Joan Ribó ha mantenido encuentros a sus espaldas con la portavoz del PP, María José Catalá, para según ellos, garantizarse el voto de abstención de los populares en el pleno de organización, algo que niegan los populares.

La portavoz del PSPV, Sandra Gómez, compareció ayer con sus concejales y el equipo negociador y dijo que «al menos tenemos conocimiento de dos reuniones entre Catalá y Ribó, porque nos lo han contado». Y reconoció que se ha producido «un deterioro de las relaciones, pero hay que pensar en la estabilidad del gobierno de la ciudad».

Manifestó que espera que Compromís tenga voluntad de seguir por la vía de la «sinceridad, lealtad y confianza y que lo mismo que se habla en las mesas de negociación, sea lo que se transmite a la opinión pública, algo que no está pasando».

La portavoz del PSPV añadió que «no queremos alimentar este espectáculo mediático» y dijo que espera que Ribó reconsidere su postura.

Gómez aclaró que no rompen el diálogo, pero que esperan un cambio de actitud, y reconoció que a fecha de ayer, no había prevista un próximo encuentro. Sobre el gesto que debería de hacer Compromís, contestó que «no somos nosotros los que hemos hablado con el PP ni con Ciudadanos, pese a que nos lo pidieron, y sí fuimos nosotros los que votamos a Ribó como alcalde».

Por su parte, en Compromís indicaron que ellos no daban por suspendidas las reuniones. «Hay veces que se sale de la reunión con próxima fecha y otras veces se acuerdan por mensaje de móvil». Y añadieron que lo que tenía que hacer el PSPV es «no lanzar comunicados incendiarios e irrisorios». Opinaron que «la estrategia de la dirección local del PSPV, convocando una rueda de prensa no hace más que quitar legitimidad a los encuentros que se están llevando a cabo».

Manifestaron que «una parte de los socialistas está buscando una escalada de tensión hasta romper las negociaciones». Aseguraron que el PSPV sigue empeñado en la vicealcaldía «cuando los resultados electorales se tienen que respetar y no se pueden cambiar por la vía de las negociaciones en despachos».

En Compromís emplazaron a que el PSPV «quiera retomar las reuniones en los próximos días» e indicaron que son los socialistas los que «tienen que decidir si quieren formar un gobierno de coalición». En cambio desde el PSPV dijeron que los que tenían que tomar la decisión eran los de Compromís «porque no dan pasos decididos para formar gobierno».

En la formación de Ribó añadieron que han ofrecido al PSPV «realizar una reunión semanal en alcaldía para abordar los asuntos de gobierno y una comisión de seguimiento que se reúna cada seis meses para evaluar el plan del gobierno».

Por su parte, Gómez calificó de «error» que Compromís haya hablado con el PP y que pruebe conformar un gobierno en solitario «porque los votantes progresistas han manifestado que quieren un gobierno en coalición». Y añadió que no les han ofrecido nada nuevo, «porque ya teníamos la portavocía y la concejalía de Seguridad Ciudadana» y afirmó que lo que buscan es ganarse a la opinión pública.

Gómez se mostró muy molesta «porque en varias reuniones no han cesado de recordar que los socialistas somos prescindibles».