La rehabilitación del colegio mayor Luis Vives comenzará en verano de 2019

El Colegio Mayor Luis Vives, el día que fue desalojado. / DAMIÁN TORRES
El Colegio Mayor Luis Vives, el día que fue desalojado. / DAMIÁN TORRES

El edificio okupado el año pasado pasará de ser una residencia a alojar servicios para estudiantes

TEO PEÑARROJA VALENCIA.

Las obras de rehabilitación del colegio mayor Luis Vives comenzarán, se prevé, entre julio y septiembre del año que viene, según ha informado el vicerrector de Economía e Infraestructuras de la Universidad de Valencia (UV), Juan Luis Gandía.

En el Consejo de Gobierno de la UV, de la que depende el colegio mayor, el vicerrector explicó que en las próximas semanas se licitará la redacción del proyecto de rehabilitación. Durante el primer trimestre de 2019 se licitarán las obras y comenzarán, previsiblemente, en verano del año que viene. Tal como explicó Gandía, el mayor perderá su función de residencia y pasará a ubicar servicios para los estudiantes: espacios para asociaciones estudiantiles, para la Asamblea General de Estudiantes, para la unidad de becas, la escuela de doctorado y el servicio de relaciones internacionales. Además, la tercera planta del edificio remodelado acogerá el Observatorio de Inserción Profesional y Asesoramiento Laboral. El último piso se reservará para la Sindicatura de Greuges.

El anuncio de la rehabilitación del Luis Vives llega un año después de que fuera okupado por el grupo anarquista La Ingovernable. El 1 de mayo de 2017, esta organización estudiantil reivindicó la ocupación del edificio cerrado en 2012 por problemas estructurales, que se realizó en una serie de oleadas. La primera, la única violenta, ocurrió el día 2 de mayo, cuando una veintena de jóvenes anarquistas propinaron patadas y puñetazos a dos guardias de seguridad. Diez días más tarde, un centenar de estudiantes convocados, en teoría, para una merienda vegana, rompía el cerco de seguridad para continuar con la toma del mayor. La Ingovernable duró dos meses durante los que fue un «Centro Social Okupado en el centro de la ciudad». El 27 de junio de 2017, de madrugada, un operativo de 80 agentes de la Unidad de Intervención Policial desalojó a los cinco jóvenes que seguían en el edificio y a su perro.

El desalojo no se realizó antes porque, al ser el edificio de titularidad universitaria, era la institución educativa la que tenía que poner la denuncia. Una vez dado este paso, fue la magistrada del Juzgado de Instrucción Número 2 de Valencia ordenó a la Policía Nacional que expulsara a los ocupantes del colegio mayor.

Después del desalojo, la jueza conminó a las autoridades académicas para que tomaran las medidas pertinentes para evitar que el edificio fuese tomado de nuevo. Las ventanas de la planta baja y el primer piso se tapiaron, se colocó una valla de seguridad y se reforzó la vigilancia privada, con lo que no ha habido más altercados hasta el día de hoy.

Más

Fotos

Vídeos