Reforma de la plaza más degradada del Cabanyal a diez días de las elecciones

La plaza Lorenzo de la Flor, ayer en la primera intervención en el arbolado. / lp
La plaza Lorenzo de la Flor, ayer en la primera intervención en el arbolado. / lp

La reurbanización durará cuatro meses e incluye la reposición de bustos de Benlliure y Escalante, que se retiraron por los daños debido al vandalismo

P. MORENO

valencia. A diez días de las elecciones municipales, la reurbanización de la plaza Lorenzo de la Flor, en plena zona degradada del Cabanyal, puede considerarse de manera anticipada como el último proyecto de este mandato, que ha tenido en el barrio marinero un protagonismo más que simbólico.

La empresa adjudicataria colocó ayer las vallas de obra alrededor del destrozado jardín, más bien un solar con algo de arbolado y juegos infantiles en mal estado de conservación. Cuando finalicen las obras, dentro de cuatro meses, se abrirá al público una de las zonas verdes más singulares de la zona, precisamente por su ubicación. La llamada 'zona cero' pasa por dicha plaza y no en vano, la Policía Local colocó un retén provisional, un retén similar a los del verano en el paseo marítimo, a petición de los vecinos por los problemas de convivencia continuos.

La plaza está situada entre las calles de los Ángeles y Escalante. Cuenta con un jardín y una zona de juegos infantiles. La actuación mejorará la accesibilidad, nuevo mobiliario urbano y el soterramiento del cableado eléctrico. La inversión alcaliza los 309.960 euros.

La Policía Local llegó a colocar un retén provisional debido a los problemas de inseguridad

En la actualidad, los mayores problemas que presenta son, por un lado, su difícil accesibilidad, puesto que está rodeado por un pequeño muro y cuatro entradas con rampas y escalones y, por otro, la degradación visible en, por ejemplo, el tobogán de hormigón con su armadura al aire. Las labores de mejora consistirán en la demolición de parte del muro y la adecuación de la plaza a la cota de las aceras. En cuanto al interior del jardín, se pavimentará con baldosas de hormigón poroso que facilitará el drenaje del agua de lluvia. Este mismo material se utilizará para peatonalizar las calles adyacentes situadas al norte y sur del jardín para lograr un acabado mucho más homogéneo.

Además, se instalarán nuevos juegos infantiles y se restaurarán algunos de los actuales, rodeándolos todos con pavimentos de seguridad. Junto a esto, se colocará nuevo mobiliario urbano compuesto por bancos de madera, papeleras y una fuente. A esto se le añadirá la colocación de los monumentos restaurados de José Benlliure Gil y Eduardo Escalante, retirados en su día debido a los continuos actos de vandalismo.

Los dos bustos están a buen recaudo en un almacén municipal y una vez restaurados se colocarán en la plaza. Sobre el arbolado, se mantendrá la mayoría gracias a la construcción de jardineras y alcorques para nuevos ejemplares.