La reforma de la casa de la Senyera se encarga tras tres años de trámites

La Reial Senyera datada en 1545, en su monumental vitrina. / vicente martínez
La Reial Senyera datada en 1545, en su monumental vitrina. / vicente martínez

El Consistorio adjudica la remodelación del museo que custodia los símbolos de Valencia con una inversión que supera los 820.000 euros

P. MORENO

valencia. El 22 de octubre de 2016, ya va para tres años, el Ayuntamiento anunció la remodelación del Museo Histórico, la conocida como casa de la Senyera por ser el lugar donde se custodia el estandarte que sale cada año en la procesión cívica del 9 d'Octubre, además de otras valiosas piezas que apuntalan las señas de identidad de la capital de la Comunitat. El pasado martes, la alcaldesa en funciones, Luisa Notario, firmó la adjudicación de las obras a la empresa Obremo S.L. por un importe de 823.530 euros, lo que refleja la importancia de las obras.

Tanto la redacción del proyecto museístico como otros complementarios (aseos, mostrador, aparatos de aire acondicionado, etc.) han convertido estos tres años en una auténtica carrera de obstáculos. El encargo de lo primero se hizo a Daniel Nebot (Premio Nacional de Diseño en 1995) y supondrá la transformación de un museo al uso en el siglo XIX en una moderna sala de exposiciones, manteniendo sin tocar los elementos más importantes. Los principales cambios llegarán de la mano de nuevas vitrinas, iluminación y, sobre todo, la colocación de las piezas con un relato que sirva para explicar todo mejor.

El Museo Histórico Municipal se encuentra en el propio Ayuntamiento, en la parte de la antigua Casa de Enseñanza, fundada por el arzobispo Mayoral en el siglo XVIII. En concreto, las salas corresponden a la iglesia de Santa Rosa de Lima. Está dividida en cuatro salas.

Todavía falta por decidir la dirección de las obras, con lo que empezarán después del 9 d'Octubre

La adjudicación de las obras es el penúltimo paso antes del inicio efectivo de la reforma. Todavía queda decidir qué empresa dirigirá la ejecución del proyecto, así como la coordinación en materia de seguridad y salud. Es decir, que los tres años se cumplirán con holgura desde que la concejala de Patrimonio Cultural, Glòria Tello, lo anunciara. En este caso, el presupuesto de licitación asciende a 42.252 euros.

La renovación de la parte museística se completa con aseos adaptados y un ascensor para cumplir la accesibilidad, así como la climatización de esta parte del inmueble, catalogado con la máxima protección patrimonial. La primera sala muestra cinco planos que recogen la evolución de la ciudad. El más famoso de ellos es del padre Tosca de 1704, pero también se exponen los de Mancelli de 1608 y Montero de Espinosa, realizado en 1853.

Pero sin duda la parte que más atrae al público son las tres vitrinas donde se custodian la Reial Senyera (la que sale en la procesión cívica y una anterior), además del llamado Penó de la Conquesta. La colección de reliquias se completa con la espada del rey Jaume I, el escudo del monarca o su busto.

En la segunda de las salas se exhiben 46 grabados de la colección municipal que abarcan un periodo que va de finales del siglo XVIII a mitad del siglo XIX. La Sala dels Furs contiene pinturas de Ramón Stolz que representan a los primeros monarcas del Reino y también la vitrina neogótica en la que se exhibe el primer incunable del Llibre dels Furs.

Por ultimo, la Sala Foral, situada en la propia nave de la iglesia y decorada con pinturas de José Vergara, alberga las citadas reliquias. Además del propio museo, el Consistorio ha anunciado la restauración de la Reial Senyera que sale en procesión, debido a su mal estado de conservación, rotura de la tela y rozaduras en el mástil de madera.