El recurso de una empresa frena el encargo de la reforma de una alquería del siglo XVIII

La alquería de la Torre, en el barrio de Benicalap. / j. j. monzó
La alquería de la Torre, en el barrio de Benicalap. / j. j. monzó

El inmueble llegó al Ayuntamiento por las permutas con el Valencia por el solar del nuevo estadio y se integrará en el parque de Benicalap

P. MORENO

valencia. El Ayuntamiento ha paralizado la adjudicación provisional del proyecto de reforma y de intervención arqueológica de la alquería de la Torre, un inmueble del siglo XVIII que se integrará en el parque de Benicalap, seguramente con un uso vinculado a la agricultura y la gastronomía.

El motivo de la suspensión es la presentación el pasado día 23 de un recurso contra la adjudicación que debe resolver el Tribunal Central de Recursos Contractuales. Hasta que se produzca un fallo, no se formalizará el contrato con la oferta ganadora, correspondiente a María Elisa Moliner y otros.

El inmueble es uno de los que obtuvo el Consistorio en el proceso de permuta con el Valencia del solar municipal de la avenida Cortes Valencianas. Situado en la parte norte del parque de Benicalap, está dentro de los terrenos de ampliación y forma junto con el Casino del Americano y la alquería del Moro una de las zonas de mayor concentración de edificios valiosos por su valor patrimonial.

Un tribunal debe decidir si estima el recurso o permite la adjudicación definitiva del proyecto

La alquería de la Torre se remonta al siglo XVIII, aunque con seguridad tiene trazas anteriores, hasta la Edad Media. Esta es una de las investigación que se han visto frenadas por la presentación de un recurso de reposición. Al concurso se presentaron seis ofertas, aunque una fue desestimada por los técnicos municipales debido a que la consideraron como una baja temeraria. Y en otra fase de la tramitación, una empresa recurrió contra la oferta que finalmente resultó ganadora, por lo que lo más probable es que este haya sido el origen de la suspensión.

La alquería de la Torre se encuentra en un penoso estado de conservación. Fuentes de la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio señalaron que lo que más preocupa «son las pinturas murales que hay en el interior, sobre todo las de la cocina», para añadir que «había humedad y muchas de ellas estaban desapareciendo». Por este motivo, subrayaron que «pedimos que intervinieran sobre ellas con carácter de urgencia para su consolidación y no nos han hecho caso».

De cara al futuro, estimaron que habría que ver cómo «se encuentra la alquería por dentro. Si se ha llevado a cabo un mantenimiento regular de limpieza, desbroce, etc. y vigilado que no hubiera filtraciones y goteras. Es posible que desde 2015, cuando se limpió, no se ha hecho nada más. No tenemos constancia ni tampoco se nos ha informado».

La Delegación de Planificación y Gestión Urbana propuso desarrollar en la alquería de la Torre los usos de taller de gastronomía tradicional, por lo que el programa de necesidades habla de talleres artesanales vinculados a la conservación de alimentos y elaboración de recetas tradicionales, así como almacenes y una cocina para las aulas.

También un restaurante especializado en cocina valenciana, con cocinas y almacenes. La previsión es que el proyecto contemple habitaciones para alojar a las personas invitadas a dar cursos, junto a oficinas y aulas polivalentes para asociaciones y grupos vecinales.

Por último el reparo de usos habla de la utilización del patio como lugar de secado de frutos, compatible con la posibilidad de realizar otros cursos como cestería, destilación de aguas de flores, obtención de tintes vegetales y más talleres. La reserva de espacio prevé vestuarios y taquillas para usuarios de los huertos urbanos que habrá en la zona.

 

Fotos

Vídeos