«A raíz de las denuncias por desperfectos salen a la luz los casos más graves»

Especialistas creen que es necesario hacer campañas informativas e impartir sanciones como ocurre en otras ciudades para evitar un mal mayor

M.G.VALENCIA.

Como circular con un vehículo que no ha pasado la ITV, así compara María Dolores Simó, arquitecta de la empresa especialista en la inspección técnica de edificios, ITE Valencia, la falta de control sobre el estado de los inmuebles que ya han superado los 50 años de antigüedad, incluso «a muchos a partir de los 30 ya les vendría bien pasar una revisión», añade Simó. Los problemas se agravan con el paso del tiempo y los más frecuentes son las humedades, las grietas, desprendimientos y problemas en las estructuras de las plantas bajas de los edificios.

Pero en Valencia, «si no hay alguna denuncia entre vecinos por desperfectos o las molestias que causan las averías, no se piden estas evaluaciones. De hecho es así como salen a la luz los casos más graves», comenta la arquitecta.

Simó advierte de que «no somos conscientes porque no hay una cultura del mantenimiento de una inversión tan grande como lo es una vivienda», señala. La técnico que trabaja en toda la provincia conoce el procedimiento en otras localidades como Xirivella, «allí es la administración quien avisa a los propietarios, pero aquí no se está haciendo y tampoco se está multando por no pasar las evaluaciones aunque son obligatorias», apunta.

Los edificios con más de 60 años tienen graves problemas en el forjado y la muchos de ellos «dan positivo en las pruebas de aluminosis», para Simó la solución pasa por iniciar campañas informativas que puedan evitar un mal mayor.