Quince bombas empiezan desaguar la Albufera para evitar daños a los arrozales