La puesta en marcha de las cámaras en los accesos al centro sigue sin plazos

Inicio del área restringida en la calle Corona, ayer. / jesús montañana
Inicio del área restringida en la calle Corona, ayer. / jesús montañana

Movilidad prevé evitar las multas a los conductores en una primera fase para ajustar el sistema de reconocimiento de matrículas al registro

P. MORENOVALENCIA.

La sede de la EMT acogió ayer una reunión entre representantes de asociaciones vecinales y de comerciantes de Ciutat Vella con el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, al hilo de la puesta en marcha de las cámaras de reconocimiento de matrículas para multar a los conductores no autorizados a entrar en una parte del centro histórico. La medida, según se dijo, no tiene plazos todavía.

Con las propuestas recogidas en la reunión y las que se reciban en los próximos días, se redactará un reglamento y un cuadro resumen definitivos, momento a partir del cual empezará el proceso previo a la puesta en marcha del servicio, según informó el Consistorio.

Estos pasos constarán de una «amplia» primera fase de tramitación para facilitar a todas las personas, con los requisitos para obtener el permiso de acceso, la presentación de su documentación; y de una segunda en la que el sistema informático empezará a funcionar y se comprobará su eficacia. En ese momento no se multará sino que se informará de las infracciones cometidas de cara a subsanar posibles defectos en el registro. Finalmente, con toda la operatividad funcionando se pondrá en funcionamiento.

El reglamento que se mostró a las entidades prevé hasta 22 tipos distintos de causística para conseguir el permiso de paso, desde los residentes hasta los clientes de hoteles, pasando por vehículos de carga y descarga o los de emergencias. Las cámaras funcionarán en cinco zonas de acceso al centro y permitirán sancionar con multas de hasta 200 euros a los no autorizados.

El resumen podría ser modificado en base a las propuestas que lleguen al Consistorio. Una de las iniciativas que plantearon los asistentes a la reunión fue intensificar la campaña informativa entre vecinos, empresas y comercios afectados, de tal manera que se reduzcan los errores al mínimo. La normativa contempla variables para los vecinos, comerciantes, empresas de logística, propiedades o personas arrendatarias de plazas de garaje. Habrá permisos permanentes o temporales para completar las restricciones fijadas en la señalización.