El PSPV respaldará la subida de sueldo del gerente de la EMT tras el fraude

Usuarios acceden a un autobús de la EMT. / damián torres
Usuarios acceden a un autobús de la EMT. / damián torres

Los socialistas aseguran que no quieren dejar descabezada la empresa de los autobuses urbanos de Valencia días antes del puente de octubre

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

El PSPV apoyará hoy en el Consejo de Administración de la EMT la polémica subida de sueldo del gerente de la empresa. Lo hará porque entienden los socialistas que no es «el mejor momento para dejar descabezada» al operador de los autobuses públicos, «sobre todo con la proximidad del puente del 9 d'Octubre y del Día de la Hispanidad a la vuelta de la esquina». Eso sí, fuentes del partido reconocen que el fraude del que ha sido víctima la compañía y que ha terminado con cuatro millones de euros de dinero público en dos cuentas de Hong Kong complica la justificación del aumento del sueldo, 5.000 euros al año, de Josep Enric García Alemany.

Pero la falta de tiempo material no es el único motivo que esgrimen desde el PSPV para justificar su apoyo, hoy, a la mejora del sueldo de García Alemany. Creen que, además, no tienen por el momento ninguna prueba de que haya habido un problema en la gestión diaria. «Ningún documento que hayamos visto demuestra que haya más responsables que la persona despedida», aseguran. Sin embargo, sí reclamarán una explicación a una cuestión que no es baladí: quién controla las cuentas bancarias y por qué nadie se dio cuenta en veinte días de que habían desaparecido cuatro millones de la caja. «La persona que vigilaba a la jefa de administración estaba de baja y se debería haber puesto a alguien supervisándola. No sabemos por qué se decidió eso», inquieren los socialistas, que insisten en que desde su punto de vista el nuevo contrato del gerente no lo blinda, dado que se le puede despedir en cualquier momento sin ninguna compensación económica más allá de las que marca la ley. Los socialistas descartan, al menos por el momento, pedir responsabilidades políticas, como está haciendo la oposición. Aseguran que tanto ellos como Compromís tienen un «amplio historial» de lucha contra la corrupción y la negligencia y señalan que no les temblará el pulso en pedir la dimisión de Grezzi si la mesa de trabajo de investigación que comenzará mañana su andadura concluye que el edil tiene alguna culpa de lo ocurrido en septiembre, cuando una empleada ordenó transferir cuatro millones de euros a China sin que nadie en la empresa se diera cuenta de ello.

Esta posición oficial de los socialistas contrasta con la de Grezzi, que a lo largo del fin de semana ha deslizado algunos mensajes en las redes sociales en los que señala que nadie te puede destruir «porque ya es la vida la que te destruye», critica algunos «silencios ensordecedores» e incluso se plantea «tirar la toalla». Cabe recordar que el viernes el alcalde Joan Ribó se negó a renovar de forma explícita su apoyo al concejal. Grezzi insinúa así cierto malestar ante la falta de voces que secunden su labor y desliza comentarios en los que apunta que «hay epidemias difíciles de extirpar. Nunca estamos vacunados del todo contra la cobardía, el cinismo y la hipocresía». Este diario intentó ayer sin éxito recabar la opinión del edil.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, exigió ayer que «se paralicen los nombramientos y la adjudicación de los autobuses de la EMT previstos en el Consejo de Administración».

Opinión