Protestas la gestión del Mercado Central

Asistentes al Mercado Central, ayer por la noche. / irene marsilla
Asistentes al Mercado Central, ayer por la noche. / irene marsilla

Sólo 36 paradas participan en la apertura nocturna para reivindicar la gestión propia a cuatro meses del fin del convenio

M. GUADALAJARAVALENCIA.

Media hora antes de la apertura de las puertas se empezaban a formar varias filas en las puertas del Mercado Central. Anoche se celebró la fiesta de los mercados en la ciudad y en pleno centro histórico el ambiente festivo llenaba las calles próximas al recinto. La expectativa crecía al pasar los minutos y, a las ocho en punto, en el momento de la apertura de puertas, se escucharon aplausos entre quienes esperaban para entrar.

Pero las caras cambiaron nada más hacerlo. «Qué raro, hay muy pocas abiertas», comentaba una señora. El recibimiento fue de persianas cerradas y carteles pegados en ellas en los que se podía leer un mensaje claro para reivindicar: Mercado Central, Gestión propia. Lo cierto es que tan sólo 36 paradas abrieron ayer para participar en la fiesta. Los pasillos estaban repletos de gente y todos iban en busca de los puestos abiertos. Los asistentes se agolpaban en los mostradores. «Es una idea increíble para fomentar el comercio local, no podemos dejar de venir al mercado y consumir estos productos», decía una joven a la espera de comprar una empanada.

El gesto de negarse a formar parte de una celebración que organiza el Ayuntamiento de Valencia se debe a los recientes enfrentamientos con la administración local. Se acerca el plazo en el que vence el convenio de gestión y hay claras desavenencias abiertas entre los vendedores y el gobierno municipal. Los comerciantes del Mercado Central presentaron un recurso ante la decisión del consistorio de no ampliarlo un año más, hasta 2020. Pero el Ayuntamiento se pronunció en varias ocasiones, insistiendo en la caducidad del convenio.

El Ayuntamiento sigue sin poner sobre la mesa el nuevo modelo que pretende implantar

Con el propósito de demostrar el respaldo mayoritario a continuar con el modelo de gestión vigente hasta hora, los vendedores realizaron una votación esta misma semana en la que se apoyó con una amplia mayoría esa voluntad. Desde la asociación de vendedores lo consideraron como el aval necesario. Sin embargo, el gobierno municipal continúa argumentando en contra.

Esta protesta silenciosa fue iniciativa de los propios vendedores. La junta del Mercado Central no impulsó la medida, tal y como aseguran. Habría sido uno de los comerciantes quien difundió la idea y llamó a la movilización al resto de vendedores. Tras imprimir cientos de carteles, los propietarios de las paradas que secundaron la reivindicación ayer por la mañana cerraron la persiana y pegaron los letreros. Quedan menos de cuatro meses para que el convenio caduque y tampoco está sobre la mesa el modelo de gestión que se quiere imponer desde la Concejalía de Mercados. Y los comerciantes reclaman una solución rápida.

El gesto de rechazo al acto organizado por la concejalía evidencia la confrontación

Aquellos que sí abrieron sus paradas tenían todo previsto para el disfrute de los asistentes. Con bebidas y todo tipo de muestras para degustar agasajaron al público. Como si se tratara de una auténtica sala de una discoteca, en la zona de las pescaderías un DJ amenizaba la noche. Fuera del mercado, en la Plaza del Mercat, la fiesta continuaba, con un escenario instalado en medio de la plaza en la que se pudieron disfrutar varias actuaciones.

Anoche se celebraba la cuarta edición del festival 'Bonica Fest', una campaña de promoción comercial diseñada para acercar estos lugares de venta de proximidad a la ciudadanía. Así, durante la mañana se celebraron actividades para los más pequeños en la plaza del Ayuntamiento. El festival incluía una programación que incluía conciertos durante la jornada del sábado en los 13 mercados municipales. Una fiesta a la que el año que viene podría sumarse un nuevo mercado, el del Grau, ya que el Consistorio aseguró que para entonces ya habrá terminado su rehabilitación.