35 propuestas para la EMT en Valencia

Un autobús entra a la calle Ruzafa, ayer por la mañana. / J. Signes

LAS PROVINCIAS recopila las ideas de los usuarios que mejoran el transporte público | Aumentar la frecuencia de paso o incorporar autobuses de mayor capacidad son algunas de las propuestas de los valencianos

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Los usuarios de la EMT examinan la red de transporte público. LAS PROVINCIAS ha recibido en los últimos dos días casi un millar de comentarios de vecinos de que explican cómo podría mejorar el funcionamiento de la empresa de transporte municipal, que el año pasado usaron 96,1 millones de personas. Más frecuencia, autobuses de mayor capacidad, servicio a las pedanías o mejor atención los fines de semana son algunas de las peticiones que se repiten.

Encuesta

Mejor servicio los fines de semana «Los sábados y los domingos la gente también trabaja»

Buena parte de las quejas remitidas a la web de LAS PROVINCIAS, a la página de Facebook o al correo electrónico hablan de mejorar el servicio los fines de semana, cuando la frecuencia cae porque en teoría hay menos gente en las calles. Clara lamenta que los domingos y festivos «son un desastre». «La gente también trabaja», recuerda. María José, por ejemplo, explica que estuvo en Londres y apunta que para que los turistas tengan un buen servicio hay que hacer un esfuerzo también los fines de semana. De la misma opinión es Amparo, que lamenta los minutos «que hay que esperar» en sábado y domingo sin acordarse de la gente que trabaja esos días.

Guadalupe ahonda en esta idea y apunta que una ciudad grande como Valencia necesita, además de un buen servicio de autobús, uno de metro de calidad. «Lamentablemente es escaso y la línea 2 aún no se ha terminado», indica esta usuaria de la red de EMT.

Más autobuses «Han aumentado recorridos pero no vehículos»

Otra de las propuestas más repetidas por los usuarios es aumentar el número de autobuses que hacen cada recorrido. Para ello, como insisten desde la EMT siempre que tienen oportunidad, hace falta más dinero, que no se recibe desde Madrid en el contrato programa. Ni siquiera las enmiendas de Ciudadanos y PSPV a los presupuestos generales del estado, que iban a traer a Valencia unos 10 millones de euros, consiguieron su objetivo porque las cuentas no se aprobaron. En este sentido, Susana apunta que todas las líneas funcionan «de pena», pero señala que algunas, como la 18, no tienen suficientes autobuses «aunque se haya añadido recorrido. De la misma opinión es Victoria, que habla de uno de los trayectos que más quejas concita, junto al 73: el 99, un nuevo autobús que hace el viaje entre Empalme y la estación del Cabanyal por todo el Bulevar Sur y Serrería. «La línea 99 recoge a muchas personas y en mi caso, a la hora de ir y volver del instituto me es muy pesado ir tan apretados en el bus, podrían poner más buses para evitar aglomeraciones», indica.

Sara, por su parte, explica que utilizar el 16 es muy complicado, no sólo por su masificación sino porque recorre la avenida de la Constitución, donde ha de circular «por encima de los bordillos de separación del carril bici». «Esto implica riesgo y retrasos», dice Sara, que insiste en que en esa línea, sea la hora que sea, siempre van «como sardinas en lata».

Carmen, por su parte, comenta que la 4 «se caracteriza por vehículos abarrotados y demoras»: «He enviado varios correos de queja a la empresa, que han sido contestados tarde y me han dicho que la cantidad de servicio se basa en la demanda». Carmen asegura que cuando llega un crucero la línea se llena de turistas y los autobuses viajan llenos, por lo que convendría más que hicieran el recorrido entre el puerto y el centro. Es más o menos lo que ocurre con la línea 63, tal como explica Cristina. «Es de obligado uso para acudir al campo universitario de Burjassot y convendría poner más autobuses», solicita.

Un autobús de la línea 64 circula por Peset Aleixandre.
Un autobús de la línea 64 circula por Peset Aleixandre. / D. Torres

Autobuses más largos «En hora punta tenía que haber más articulados»

Los usuarios también explican que la promesa de autobuses articulados para las líneas más largas no se ha concretado en nada. Vanessa señala que en su opinión, en hora punta todos los vehículos tendrían que ser dobles. «La línea 64 se llena de personas enfermas, trabajadores y familiares que se desplazan a La Fe, mientras que la 99 los fines de semana que es cuando más frecuencia de paso tendría que tener pasa cada 20 o 25 minutos. Es una locura para poder ir a la playa», comenta. El 99, indica, «siempre viene lleno de turistas que van al Bioparc y no puedes sentarte al cogerlo en la parada de La Fe». Esther señala que esta línea es «una tortura». «Debería ser un autobús largo porque el trayecto es eterno», dice.

Más frecuencia «Todos los buses deberían pasar cada cinco minutos»

Pero sin duda la queja más repetida es la que hace referencia a la falta de frecuencia. Loli asegura que su hijo, que coge todos los días la 92, «llega tarde al colegio» porque pasan pocos autobuses. Inmaculada señala que la línea 9 es «un auténtico desastre». «Cuando llega a la parada del Hospital Peset, se llena. Tenía que pasar con más frecuencia, dado que es la línea que va desde el hospital al centro, y llega también al cementerio, dos sitios que afluencia de personal», asegura.

Juana comenta que aunque está bastante satisfecha con el transporte la ciudad, la línea 80 funciona mal. «Su frecuencia de paso la encuentro muy tardía entre uno y otro bus, y también y sobre todo, que te hagan esperar casi 10 minutos en la parada salida del túnel, junto a Plaza de España», comenta esta usuaria. La línea 80 tiene en ese punto una parada de regulación, donde el conductor puede descansar unos minutos. «No me parece correcto que no digan al subir que la línea está afectada por una manifestación o algo así, porque a veces te encuentras que hacen tres o cuatro paradas y entonces el conductor te dice que no sigue», lamenta Juana.

Ángeles vuelve a una de las líneas con más quejas: la 99. «Considero que deberían ampliar la frecuencia en hora punta; así podríamos llegar al trabajo puntuales y sin agobios de masificación por ir los autobuses repletos de gente», comenta. Antonia insiste en la 99 y añade la 9 y la 10. Pero propone, además, que la frecuencia de la red sea de cinco minutos, «como en cualquier ciudad europea». Ciudadanos propuso una red a 10 minutos pero Compromís lo rechazó al considerarlo inviable. También de la línea 9 habla Nacho, que se pregunta por qué no llega aún a Forn d'Alcedo, o Alfred, que señala que se «insufrible». «He llegado a esperar más de 20 minutos», dice.

Recorridos más cortos «Deberían volver a los trayectos de antes»

Una de las grandes decisiones de Giuseppe Grezzi fue remodelar la red para crear varios macrotrayectos, alguno hasta de 30 kilómetros. Los usuarios suspenden este tipo de líneas. Merche dice que el 73 les ha «fastidiado mucho, debería volver a su trayecto de antes», mientras que Pepa insiste en el 99: «Dijeron que los de largo recorrido iban a ser articulados y no ha sido así».

Mejores conexiones con los barrios «En Soternes o Nazaret estamos abandonados»

Los viajeros también lamentan que algunos barrios hayan quedado con pocas conexiones con el centro o con sus hospitales de referencia. Así lo señala Maribel, que pide más autobuses en la 67 entre Nou Campanar y el centro, o Vicente, que dice que la línea 8 «da pena» y es la única que conecta Ciutat Vella con Malilla. Esther, por su parte, lamenta el mal funcionamiento de la 73 que, junto a 72, es la única que conecta San Isidro, mientras que Carlos exige más líneas entre Nazaret y el centro de Valencia. Maria insiste en el barrio de Nou Moles y pide el retorno de la antigua línea 81, y María Amparo dice que al barrio de Soternes lo tienen, directamente, abandonado. Otros vecinos dicen que Torrefiel tiene muy pocas conexiones en transporte público.

Otras cuestiones Accesibilidad, castellano en las marquesinas...

A la redacción de LAS PROVINCIAS han llegado cientos de quejas. Algunas hablan de los problemas para poner en marcha las rampas en líneas como la 9 o la 10 (así lo asegura María José) o de la «mala» red nocturna (como indica Miguel). María Esther habla de que la 16 da un pésimo servicio a los pueblos «donde no tenemos otra forma de transporte para ir a Valencia», mientras que Nieves pide «información bilingüe español y valenciano en las marquesinas». Asegura que la empresa hace oídos sordos a su petición, pese a que ha sido trasladada en varias pcasiones a través de los distintos canales de la EMT.

Los vecinos reclaman un horario para subir bicis y patinetes

La Federación de Vecinos de València presentó ayer sus alegaciones al reglamento de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que está en fase de exposición pública, entre las cuales figura el establecimiento de un horario determinado, fuera de las horas punta, para poder acceder a los buses con patinetes y bicicletas. La entidad, eso sí, valora el documento en líneas generales, pero sí critica otras cuestiones. En materia de seguridad, el artículo siete, apartado cinco, establece la posibilidad de que los autobuses incluyan cámaras de seguridad en su interior, pero que en ningún caso grabarán a los conductores. La Federación considera que sí es legal sí que hay que grabar a los trabajadores.