Prohibido tocar con amplificador en Valencia

Músicos callejeros. /AFP
Músicos callejeros. / AFP

El Ayuntamiento rechaza una decena de peticiones de músicos callejeros

P. MORENOVALENCIA.

Los músicos callejeros lo siguen teniendo difícil en Valencia, sobre todo si emplean amplificadores. La normativa del Ayuntamiento los prohíbe taxativamente por la contaminación acústica que generan en la vía pública, lo que le ha costado la licencia para actuar a una decena de artistas que la habían pedido desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre.

Así figura en una resolución a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS firmada el pasado día 30 por la concejala de Espacio Público, Lucía Beamud, al señalar esta circunstancia. La ausencia de permiso se ha trasladado igualmente a la Policía Local, que tiene la competencia de velar por el cumplimiento de la norma, lo que ha generado al Cuerpo varios quebraderos de cabeza, incluso en el propio gobierno municipal.

Colectivos de artistas piden desde hace años un cambio de la normativa de contaminación acústica para lograr los permisos

Es conocido el enfrentamiento que tuvo el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, con todos los sindicatos con representación en la Policía Local a cuenta de este asunto. Amigo personal de uno de los mejores músicos callejeros del mundo, Borja Catanesi, intercedió por él cuando le estaba multando un agente por utilizar un amplificador en la plaza del Ayuntamiento.

La ordenanza regula aspectos como el horario, la recogida de dinero y el veto a la venta de discos

Este episodio reactivó el debate acerca de si el Consistorio debe cambiar la normativa para permitir el empleo de estos aparatos en la calle, lo que ahora está prohibido en todos los extremos. Colectivos de artistas han intentado los últimos años una modificación, incluso con el permiso para unos instrumentos determinados, pero no ha habido manera y todo sigue igual.

Buena muestra de ello es la denegación referida, vigente hasta el 30 de septiembre. Hasta entonces es posible que el gobierno active una modificación de la ordenanza, aunque esto no ha pasado todavía de un compromiso político.

Catanesi llegó a promover una recogida de firmas en una red social para que se cambie. A día de ayer, llevaba 4.561 apoyos y el artista señala que, a su juicio, hay una falta de regulación en Valencia para tratar este asunto, a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades europeas, donde llegan a celebrarse concursos internacionales de música callejera, como es el caso del municipio italiano de Ferrara.

El listado con las denegaciones ha sido enviado a la Policía Local, que se encarga de multar

El caso es que sí está regulado, aunque con muchas restricciones. El artículo 153 indica que «no podrán utilizarse instrumentos de percusión ni altavoces o cualquier otro sistema de amplificación del sonido, quedando sometida la autorización, en todo caso, a las limitaciones establecidas en la normativa sobre contaminación acústica».

Es decir, que cualquier autorización necesitaría el visto bueno de la concejalía de Medio Ambiente, y que a su vez modifique lo relativo a su ordenanza. Otro aspecto que se regula con el permiso es el permiso, siendo desde las 10 a 14 horas y de 17 a 22 horas. También que los artistas no podrán más de una hora seguida en el mismo lugar, debiendo desplazarse al menos a una distancia de 50 metros.