La Policía Local acelera oposiciones por la supresión de 61 plazas de interinos

Policías locales el día de la festividad del Cuerpo, este año. / irene marsilla
Policías locales el día de la festividad del Cuerpo, este año. / irene marsilla

El PP denuncia el incremento de los servicios los últimos años mientras se reduce el personal por las jubilaciones en el Cuerpo

P. MORENOVALENCIA.

El decreto que impide a los ayuntamientos la contratación de interinos en la Policía Local afecta de lleno a Valencia, donde 61 empleados se encuentran en esa situación, indicaron ayer fuentes del gobierno municipal. Por esa razón, se pretende acelerar los dos procesos de oposiciones en marcha y que alcanzan un mínimo de 90 plazas.

La normativa que impide la figura de los interinos en el Cuerpo coincide con la aplicación plena del decreto 1449/2019 que permite a los policías locales jubilarse a los 59 años, en caso siempre de que hayan cotizado un mínimo de años. La cuestión se complica por lo tanto y centra el interés en conocer los plazos de las oposiciones.

La primera que está en marcha ahora corresponde a la oferta pública de empleo, con 40 plazas. El séptimo ejercicio está convocado para el próximo 17 de septiembre, por lo que todavía quedan unos meses hasta la plena incorporación de los nuevos funcionarios.

Las quejas a la Sala del 092 por cuestiones de tráfico han aumentado un 10% en unos pocos años

Más atrasado se encuentra la oferta de 2018, con un mínimo de 50 plazas, pero que se extenderá a tantas vacantes haya por las jubilaciones anticipadas. Ese es el acuerdo del gobierno municipal con los sindicatos, igual que un porcentaje mínimo en la oferta para la incorporación de mujeres, que alcanza la tercera parte de los puestos.

Así las cosas, será más que complicado cubrir las plazas de los 61 interinos a tiempo. Fuentes cercanas a la concejala de Gestión de Recursos, Luisa Notario, indicaron que se trabajará para cumplir todos los trámites lo antes posible. Pese a esa circunstancia, hay que tener en cuenta la situación que se arrastra desde hace años y el aumento de servicios en el Cuerpo.

Eso es lo que denunció ayer la portavoz del grupo popular, María José Catalá. La edil criticó que el «el recurso a la desesperada a las permutas, tal y como han advertido los sindicatos, no soluciona las graves carencias de personal que tiene en la actualidad la Policía Local». Afirmó que en las vacaciones de verano las «unidades de distrito policiales están bajo mínimos y con enormes dificultades para atender los múltiples servicios por los que son requeridos los policías».

Catalá desveló que la policía de barrio, la más cercana a los vecinos y al comercio de proximidad, «está desmantelada al haber perdido con Ribó como alcalde 75 policías. La falta de previsión para ampliar la plantilla la achacó al grupo socialista, que tiene esta competencia desde 2015. «Los números son muy preocupantes, porque deberían entrar el doble de policías de los que han dejado de prestar servicio».

La portavoz manifestó que la situación de la plantilla «es muy preocupante» porque en los últimos cuatro años, «por el desinterés del gobierno municipal se han perdido 150 efectivos policiales, mientras que en el mismo periodo, los servicios que prestan los agentes se han incrementado del orden de un 10% cada año, pasando de los 196.077 en 2016 a los más de 230.000 en 2018».

Añadió que durante el mismo periodo «ha habido un aumento considerable de accidentes, con un incremento del 4% de los siniestros con víctimas y un 10% más de accidentes entre bicicletas y vehículos a motor. Y las quejas a la Sala 092 por tráfico aumentaron en un 10%».

Estos servicios, vinculados con la seguridad ciudadana, la regulación del trafico, la atención social, la lucha contra la violencia de género, la información ciudadana o la educación vial «son imprescindibles para que la ciudad funcione con normalidad; el Ayuntamiento tiene que priorizar su plantilla».