La policía confisca otros cuatro patinetes a la empresa multada

REDACCIÓN/EFE

valencia. La Policía Local de Valencia confiscó en la madrugada de ayer cuatro patinetes eléctricos más a la empresa Lime, la firma que el sábado mantuvo el pulso al Ayuntamiento al sacar de nuevo sus vehículos a la calle después de que los agentes se incautaran el día anterior de medio centenar de sus patinetes. Según fuentes municipales, la mercantil acumula ya más de 30.000 euros en sanciones. En total, a lo largo de la semana, la empresa norteamericana ha visto cómo los agentes retiraban de las calles de València un total de 81 patinetes eléctricos de su propiedad y ha recibido 40 denuncias. A este importe se le suma la tasa de 122 euros impuesta por cada actuación, correspondiente a la recogida y transporte de los patinetes, y que asciende a 4.880 euros, lo que deja la suma en casi 35.000 euros. Y falta por añadir los 1,05 euros por día de depósito de los vehículos en la central de la Policía Local.

Desde la firma defienden que operan «bajo la legalidad» y rechazan que se les equipare con la ocupación de las terrazas de los bares. Creen que la retirada está «fuera de la legalidad» y que, aunque tienen argumentos jurídicos para «alegar y ser indemnizados, queremos diálogo».

Fotos

Vídeos