Polémica en una jornada comercial sobre vientres de alquiler en Valencia

Polémica en una jornada comercial sobre vientres de alquiler en Valencia
Pixabay

Más de 40 organizaciones feministas solicitan la cancelación de un evento dedicado a la «captación de clientes para una actividad considerada una violación de derechos humanos»

EUROPA PRESSValencia

Más de 40 organizaciones del movimiento feminista y asociaciones de diferentes ámbitos han reclamado este jueves a la dirección del Hotel Sercotel Sorolla Palace de Valencia la cancelación de la jornada comercial sobre vientres de alquiler que la empresa americana Circle Surrogacy tiene previsto realizar en el establecimiento este sábado, 10 de noviembre, «un evento informativo de captación de clientes para una actividad considerada una violación de derechos humanos y prohibida por la legislación española».

Representantes de las organizaciones han entregado en mano la petición al hotel y esperan su respuesta para valorar nuevas acciones en relación al evento, según han informado a través de un comunicado conjunto.

De esta forma, las asociaciones han criticado que la firma haya concertado citas para sesiones informativas este sábado, pues consideran «lo que la empresa de contratación de vientres de alquiler denomina eufemísticamente 'maternidad subrogada' es en realidad explotación reproductiva de las mujeres, auspiciada por empresas que mercantilizan el cuerpo y la vida de las mujeres y de las personas nacidas de las gestaciones inducidas para otros».

A su juicio, esta práctica supone «una expresión más de la alianza entre el patriarcado y el capitalismo, haciendo uso de la capacidad reproductiva de las mujeres para la obtención de beneficio». «El lícito deseo de paternidad nunca puede sustituir o violar los derechos que asisten a las mujeres y a las personas menores y que este deseo de ser padres-madres no genera derecho a tener hijos o hijas por cualquier medio», han reivindicado.

En la misma línea, han denunciado que las empresas de la «mal llamada 'subrogación'» gestionan y promocionan una actividad que supone «la producción y mercantilización de personas con el objeto de obtener beneficios por ello». Una práctica, en su opinión, «del todo ilícita y falta de toda ética a la que nos oponemos absoluta y rotundamente».

Por todo ello, en el texto enviado a la dirección del hotel han puesto en su conocimiento que están «en contra de cualquier mercantilización del cuerpo de la mujer, y particularmente la que se nombre con ese eufemismo de maternidad subrogada». Les han rogado «encarecidamente» que cancelen el evento por lo que supone «un descrédito» para la empresa hotelera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos