El poblado de Osama desaparecerá

Parte de las chabolas fabricadas en adobe, en una imagen reciente. / jesús signes
Parte de las chabolas fabricadas en adobe, en una imagen reciente. / jesús signes

El Ayuntamiento ordena el desalojo y limpieza de chabolas en un solar de CampanarPatrimonio notifica a un okupa checo que debe abandonar una casa municipal en el Cabanyal que se rehabilitará para viviendas

P. MORENO VALENCIA.

La chabola construida en Campanar en diciembre de 2017 y que poco a poco dio lugar a un poblado de adobe, piedras y cañas está a punto de desaparecer. El Ayuntamiento ha notificado a su ocupante, un inmigrante nigeriano que dice llamarse Osama y que en el expediente figura como Jhon A., la orden de desalojo y limpieza de la propiedad municipal.

Las construcciones de barro se encuentran en la avenida Pío Baroja, en el cruce con el camino del Cementerio. El último año y medio, Osama se ha dedicado a construir más y más estancias del poblado, aunque no consta que viviera alguien con él. Finalmente, la acumulación de denuncias vecinales ante la Unidad de Distrito de la Policía Local movió a la concejalía de Gestión del Patrimonio, dirigida por la candidata municipal de Podemos, María Oliver, a iniciar un expediente que culminará con el desalojo.

La última inspección municipal se produjo el pasado día 4. «Se ha comprobado que el mismo (el solar) continúa ocupado por las construcciones de barro y adobe, aunque el ocupante no se encuentra en el lugar, hallándose todos los huecos cerrados mediante pallets y mantas», señala el informe.

La actuación en el grupo de casas precarias se produce tras varios incidentes y denuncias de los vecinos

Desde la construcción de la primera chabola hasta mayo de 2018, el Ayuntamiento no toma ninguna medida. Entonces, la sección técnica de Patrimonio confirma que «se ha producido una ocupación ilegal de la parcela de propiedad municipal, mediante construcciones precarias a base de barro y maderas».

Un motivo añadido de la orden de desalojo es que la Policía Local comunicó que «esta persona ha provocado diversos incidentes y que consideran necesaria una valoración por parte de los Servicios Sociales, indicándose que cuando se realice cualquier actuación sería conveniente el acompañamiento de la policía», se explica.

El pasado 11 de febrero, la concejala Oliver declaró la caducidad del expediente al haber pasado el plazo máximo de tres meses, lo que le fue notificado a Osama el 15 de febrero. No consta que presentara una alegación para intentar alargar la resolución del desalojo, por lo que se le dio un primer plazo para que se marchara del poblado.

La decisión pasó por la junta de gobierno de este jueves y se advierte en la misma de que pueden poner incluso multas coercitivas de hasta el 5% del valor de los bienes ocupados. Esto no se hará con toda seguridad, dada la situación de insolvencia de Jhon A. Así las cosas, en el plazo de unas semanas entrará la contrata para limpiar las parcelas y derribar todas las construcciones, visibles des el tramo de la calzada que sustituye a la ronda entre General Avilés y Maestro Rodrigo.

Por otro lado, la junta de gobierno aprobó también otra orden de desalojo y limpieza, en este caso de un inmueble municipal de la calle Padre Luis Navarro, 193. La casa está ocupada ilegalmente por Tomás V. y otros, siendo el primero de nacionalidad checa, según la documentación. El gobierno municipal tiene previsto dedicar la finca a viviendas de alquiler, en un proyecto cuya ejecución durará diez meses y se vincula con la misma intervención en el número 131 de la calle de la Reina. En total, 399.294 euros de inversión para las obras.

Igual que en el caso anterior, se han agotado todos los plazos, por lo que se advierte a Tomás V. de que la delegación de Gestión del Patrimonio puede recurrir al desalojo forzoso con la ayuda de la Policía Local. El número 195 está tapiado (puertas y ventanas hasta del primer piso), mientras que la propiedad municipal implicada en el expediente está en un aparente mal estado de conservación, al situarse en plena zona por donde debía pasar la prolongación de Blasco Ibáñez.