Piden mejoras en las viviendas del Cabanyal

Bomberos retirando los cascotes del balcón de una vivienda pública. / lp
Bomberos retirando los cascotes del balcón de una vivienda pública. / lp

Los Bomberos intervienen en la fachada de una finca pública pendiente de rehabilitar tras la caída de cascotes en la calle

LOLA SORIANOVALENCIA.

Predicar con el ejemplo. Eso es lo que piden vecinos del Cabanyal, que critican el mal estado que presentan muchas viviendas públicas situadas en la zona cero, es decir, en las calles más degradadas donde se paralizó la prolongación de Blasco Ibañez hasta el mar. Los residentes no entienden por qué el Ayuntamiento, la Generalitat y el Plan del Cabanyal, administraciones que custodian estas casas, no actúan de forma inmediata para mantener en buen estado las fachadas y las estructuras.

Como explican algunos de ellos, «están arreglando dos o tres casas en la calle San Pedro, en Escalante y una en José Benlliure, pero es la excepción a la regla. El resto de casas llevan años en mal estado y al final se caerán a trozos», comenta Antonio P. Otra vecina, Amparo S., añade que «a todos los propietarios nos obligan a mantener un decoro y las administraciones son las primeras que deberían dar ejemplo teniendo el parque de viviendas en condiciones». Precisamente, el viernes tuvo que actuar una brigada de Bomberos en la calle Francisco Eiximenis 37, en una finca de planta baja y dos alturas que es propiedad del área de Patrimonio del Ayuntamiento de Valencia. Concretamente, tuvieron que retirar elementos sueltos de los balcones.

«No entendemos que estén concediendo ayudas para arreglar las propiedades a los vecinos que lo piden, y el propio Ayuntamiento no lo aprovecha para todas las casas. No puede hacerlo sólo en unas pocas», indica Josefa S. Otro vecino, Enrique Tarazona, afirma que «tienen que actuar ya porque llevamos mucho esperando que mantengan sus casas. Si siguen así de degradadas, vendrán okupas, como ha pasado en casas contiguas». En calles como Mijares 19 el balcón presenta daños y está protegido con una lona.

Pepa Dasí, presidenta de la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar explica que hace tiempo que están pidiendo «que se rehabiliten estas casas, no se pueden tener paradas ni cerradas. Hay que promover la vivienda pública». Coinciden con el gerente de la sociedad Plan del Cabanyal, Vicent Gallart, en señalar que es necesario vender propiedades públicas para recaudar dinero y poder invertir en la reforma de otras casas. Cabe destacar que 130 viviendas, 172 solares y 79 edificios siguen en manos de la administración y sólo 20 han sido enajenados. Más de un centenar de casas públicas están ocupadas ilegalmente.