El Parque Central sufre otro retraso por la colocación del pavimento

Colocación del pavimento en una de las láminas de agua, hace unos días. / valencia parque central
Colocación del pavimento en una de las láminas de agua, hace unos días. / valencia parque central

La sociedad pública urge a las empresas para que entreguen las obras y no descarta una sanción por la demora de un proyecto que debía estar en 2017

P. MORENO VALENCIA.

Las obras de la primera fase del Parque Central no estarán entregadas en el plazo exigido por la sociedad pública a la unión temporal de empresas formada por Pavasal y Dragados. El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, desveló ayer una nueva demora por los problemas en el suministro y colocación del pavimento de granito en fuentes y láminas de agua.

La última prórroga acabó el pasado 31 de julio y ya entonces la sociedad pública, formada por el Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento requirió a las empresas para que «pusiera los medios y organización necesarias para acabar a mediados de este mes», indicaron fuentes conocedoras del proceso. Las obras de urbanización comenzaron en mayo de 2015 y debían estar listas a principios de 2017. Pero su plazo no ha sido suficiente, con lo que se abre la posibilidad a que se abra una aplicación de penalidades desde el pasado 1 de agosto. Este extremo no está claro que se vaya a poner en marcha y el edil de Desarrollo Urbano insistió en que el principal objetivo ahora es que se entreguen las obras.

Cuando se realice ese trámite, el Ayuntamiento podrá entrar a fondo en la revisión de todas las instalaciones. Los servicios municipales deben dar el visto bueno a la jardinería, alumbrado, muelles de carga y todo tipo de obra realizada antes de autorizar la recepción. A falta de una fecha más concreta, el alcalde Joan Ribó dijo hace unos días que la apertura al público será este año.

Las empresas ya tuvieron problemas hace meses con la colocación del pavimento, debido a que el material no cumplía el nivel mínimo de calidad exigido por la sociedad pública. La demora afectó a miles de metros cuadrados de superficie, con piezas que fueron sustituidas o no se llegarona colocar. Finalmente se encontró una cantera con una piedra que cumplía los requisitos.

El granito negro del revestimiento de canales y fuentes tiene que ser todavía probado con el llenado de las láminas de agua. También hay retraso en terminaciones, remates y algo de plantación de arbustivas en el interior del parque y los árboles que recaen a Peris y Valero. Esto último no se hizo en agosto por el calor y se está ultimando estos días.

En otros tajos de la obra hay una complicación técnica añadida, como en un canal donde las piezas hacen una especie de mosaico o puzzle. La zona para perros, junto al paso elevado de Giorgeta, también está en construcción. La primera fase recae a los barrios de Ruzafa y Malilla, mientras que en la parte central se deja un espacio sin urbanizar porque servirá para el desvío de las vías que llegan hasta la estación del Norte cuando se prolongue el túnel que ahora acaba en el bulevar sur. Para esto, no hay plazos fijados al margen de un pacto de financiación. Al margen están el 2% del parque, unas parcelas de un concesionario y que tendrán que salir a concurso público tras la reunión de las empresas a acometer estas obras. Esto afectará a un acceso por la calle Doctor Dogmak y a la parte de Giorgeta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos