El parque canino de la discordia

Carteles de protesta de los vecinos de La Torre contra la ubicación del parque canino. / irene marsilla
Carteles de protesta de los vecinos de La Torre contra la ubicación del parque canino. / irene marsilla

Los residentes afirman que el proyecto se aprobó construir junto a la V-30 y añaden que ya tienen dos similares a 100 metros de distancia en Sociópolis

LOLA SORIANOVALENCIA.

El plan estrella del Ayuntamiento de Valencia de ubicar parques de socialización de perros en cada barrio ha levantado la polémica en la pedanía de La Torre. Los vecinos próximos a la instalación pública ya han comunicado al Consistorio que están en contra de la ubicación, por estar a corta distancia de las fincas colindantes.

La contrata está terminando la construcción de este parque canino, pero los residentes aseguran que «no es normal que nos pongan este parque de perros a sólo 8,8 metros de distancia de las fincas».

Los residentes aseguran que no están en contra de crear zonas de perros, pero que el espacio escogido no es el adecuado. «Queremos que lo reubiquen lejos de las viviendas», indican. Y es que detallan que justo la zona pensada para los orines de los perros está en la parte recayente a unas fincas de la calle Castillo de Cullera. «Nos van a llegar todos los olores de los orines y no vamos a poder abrir ni las ventanas, comentan Ramón Torralba, Miguel Cañete, María Monrabal, Jovita Molina y Patricia Gómez.

Los afectados explican que los olores causarán problemas de salud pública y habrá ruido

Otra joven, Goyi Jiménez, asegura que su hijo tiene alergia al pelo de los perros «y se puede ver afectado y los olores serán insoportables. Estamos hablando de temas de salud pública». Y recuerdan que por esa zona pasan muchos niños para ir al colegio.

Otro problema añadido será el ruido. «Como no marcan horario, la gente podrá entrar con sus animales cuando quiera y por la noche, entre los ladridos y la gente hablando, no vamos a poder estar en las casas. Queremos que reconsideren el tema», explican Paloma García y Emilia Company.

Estos vecinos de La Torre ya han preparado pancartas con lemas como 'Nos hemos quejado y no nos hacen caso'; 'Reubicación del parque canino lejos de las viviendas' o 'Parque canino. Molestias a los vecinos: olores y ladridos'.

Se da la circunstancia de que esta no era la ubicación prevista. Como detalla Goyi Jiménez, «este parque de socialización de perros iba en la calle Pintor Joan Miró, en una zona sin viviendas, pero como resulta que el Ministerio de Fomento dijo que ahí no podía ponerse por si en un futuro se amplía la V-30, pues han cambiado la ubicación sin consultar».

El proyecto inicial se aprobó con un proceso participativo con presupuestos de 2016, «pero la gente votó para aquella ubicación, no para el centro de la pedanía y se ha hecho sin avisar», añaden. Incluso afirman que se reunieron dos veces con la alcaldesa pedánea para manifestarles que quieren un cambio y no se ha hecho. Por eso, en un primer momento recogieron 200 firmas y ahora ya llevan 450 y aseguran que van a dirigirse al Sindic de Greuges.

Indican que hay vecinos que votaron a favor en el proceso participativo inicial «y ahora han firmado en contra porque no lo han hecho donde estaba previsto sino donde han querido».

Aseguran muy molestos «que se da la circunstancia de que ahora tenemos tres parques de perros en poco más de 100 metros, porque justo a espaldas del actual se hicieron dos, uno al lado del otro, en Sociópolis. Se han empeñado en no cambiarlo». Y explican que «lo que haría falta es un parque con aparatos de ejercicios para personas mayores».

Más