«Esto parece un desierto»

La playa de la Malvarrosa, sin algunos de los servicios esenciales. / damián torres
La playa de la Malvarrosa, sin algunos de los servicios esenciales. / damián torres

Turistas y hosteleros critican que las playas sigan sin sombrillas ni quioscos

LOLA SORIANO

valencia. Valencia está de moda y los turistas han puesto en su agenda de visitas indispensables el cap i casal y no sólo al centro histórico, también las playas. El problema es que el turismo se ha desestacionalizado, y en marzo y abril ya llegan con ganas de poner un pie en la arena y tomar los primeros rayos de sol, pero los servicios públicos de playas todavía no han llegado y no se les espera para este fin de semana.

El Ayuntamiento de Valencia a estas alturas sigue todavía tramitando los concursos de hamacas, sombras y quioscos que se ubican en la arena y todavía tiene en proceso el concurso público del servicio sanitario y de salvamento de las playas de la ciudad de Valencia.

Los hosteleros no se pueden creer lo que está sucediendo este año. Aseguran que la concejalía de Medio Ambiente se ha dormido en los laureles y tiene la playa como un auténtico desierto.

La vigilancia en la Malvarrosa y Cabanyal será de 10 a 20 horas del 1 de junio al 15 de septiembre

«Es inaudito que a mediados del mes de mayo no estén puestas las zonas de sombra y los quioscos que dan servicio a la gente que está en primera línea de la playa buscando la brisa del mar», explica José Miguel Bielsa, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Las Arenas. Asegura que los hosteleros no paran de recibir quejas por la falta de instalaciones públicas en la playa del Cabanyal y de la Malvarrosa. «Los clientes nos están diciendo que cómo es posible que pase esto en Valencia y razón no les falta», añade.

Bielsa asegura que uno de los comentarios que más están oyendo es que «esto parece un desierto y, como cada vez el tramo de arena es más grande, y hay que andar mucho para llegar a la orilla, los turistas no comprenden que no estén puestas las zonas de sombra para protegerse del sol». Añade que «no se puede permitir que la imagen de Valencia sea que no se apuesta por sus playas. Otros años ya está todo puesto en abril, pero como se les acabaron las concesiones, no lo tienen listo».

Precisamente ayer, el paseo marítimo estaba repleto de turistas y fueron pocos los que se atrevieron a resistir más de media hora en la zona de la arena. Entre las visitantes estaba Elena Cano, madrileña que ha venido a pasar el fin de semana. «Nada más llegar a la playa nos ha resultado extraño verlo todo desierto. No veo muy normal que no estén puestos ya los servicios destinados a los turistas».

Elena no era la única madrileña que visitó ayer la costa, ya que muchos residentes en la capital de España han hecho puente y en lo primero que han pensado es en ir a tomar el sol. «Nos hubiera gustado que estuvieran las hamacas y los sombrajes. No hemos encontrado abiertos ni los baños», indica Marisol Garrido. Laura Roel añadió que «el año pasado fui a Málaga en abril y ya estaba todo listo. Y en Jávea también estaba preparado».

Laia González, visitante de Cataluña, tampoco vio ayer con buenos ojos que no estuvieran las playas preparadas. «Nos falta el típico chiringuito y las tumbonas. Además, en esta playa la zona de arena es muy extensa y los extranjeros se van a quemar todos si no tienen dónde resguardarse. Además, no van a venir con las sillas y las sombrillas a cuestas», indicó Laia.

La turista Alina Condurache venía de mucho más lejos, de Rumanía, y aseguró que «nos hubiera gustado ver las instalaciones puestas. Es una auténtica pena». Los italianos Carmelo Papalardo y Sareto Zammataro, añadieron que «no es justo que esté la playa a medio funcionamiento. Nos parece muy mal».

Juana S., madrileña, optó ayer por resguardarse entre las palmeras del paseo mientras se aplicaba crema solar. «No se puede entender que haga tan buen tiempo y que esto parezca un desierto» y añadió que «la burocracia cada vez es más compleja. Otro año tendrán que espabilar porque no podemos venir con las sombrillas detrás desde casa».

Mala imagen

La candidata del PP al Ayuntamiento, María José Catalá, lamentó que el gobierno haya permitido «dar esta mala imagen de la ciudad a los turistas porque no pueden ni pedir agua en la zona de la arena. Se han dormido con el contrato de hamacas y quioscos y no han concretado cuándo estará. Joan Ribó y la concejala Pilar Soriano han demostrado su lentitud e ineficacia».

Otro problema añadido es que todavía no ha terminado el proceso de concesión del servicio sanitario y de socorrismo de las playas. «Hay dos empresas que han recurrido las condiciones del concurso público porque han aumentado los requisitos y no compensa, no les salen las cuentas», explica Catalá.

El contrato se ha licitado por 2,3 millones de euros, 100.000 euros más que el anterior, pero se piden más horas de cobertura. De hecho, se exigen en el concurso siete días más de servicio en Malvarrosa y Cabanyal, ya que en 2018 comenzó el 6 de junio y concluyó el 13 de septiembre y ahora será del 1 de junio al 15 de septiembre. Y en cuanto a horarios en estas dos playas, si antes era de 10.30 a 19 horas ahora se pierde de 10 a 20 horas. Y en la playa de El Saler, la Garrofera, Pinedo y Arbre del Gos se ampliará la vigilancia 8 días más y en El Perellonet se aumenta 15 días, al pasar del 1 de julio al 31 de agosto en 2018 a el 1 de junio al 15 de septiembre en 2019 de 10.30 a 19.30 horas.

Catalá explica que cuando gobernó el PP había un «servicio de Playa con jefa de servicio, tres inspectores, y un mínimo de cuatro personas y refuerzo y el actual gobierno desmanteló el servicio y dejó una mera sección con una persona».

Más