Once nuevos carriles bici tensarán la relación con los vecinos

Obras del carril bici en Reino de Valencia, en una imagen reciente. / damián torres
Obras del carril bici en Reino de Valencia, en una imagen reciente. / damián torres

Los proyectos, todos ellos aprobados en consultas ciudadanas, amenazan con atascar enclaves como las grandes vías

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Dicen los que saben de gestión del tráfico que en una ciudad, el flujo de circulación se mueve por las calles como la sangre en las venas de un cuerpo particularmente grande. Así, cualquier añadido a los lados de una vía, como coches aparcados, parados en segunda fila o carriles bici, provoca importantes «embudos» que acaban convirtiéndose en atascos y derivan en quejas vecinales. Además, las calles de alrededor se van congestionando poco a poco, como ocurre en un sistema circulatorio. Pues bien, en esta situación, la planificación de nuevos carriles bici, surgidos de unos procesos participativos con muy pocos votos emitidos y planteados a pocos meses de la trascendental cita electoral de mayo, amenazan con colapsar la circulación en una decena de calles de Valencia.

Algunos de esos enclaves son tan importantes como las grandes vías, Primado Reig o Maestro Rodrigo, además de los que están a punto de inaugurarse como Reino de Valencia y Manuel Candela y Tomás de Montañana y los ya abiertos, como el de la avenida de Burjassot. Otros ya están adjudicados, como el de la calle Cuenca, el de la avenida de la Constitución o el de Juan XXIII. Pero todos ellos tienen dos aspectos en común. El primero es que todos salen de los presupuestos participativos de los últimos tres años, y el segundo es que todos fueron aprobados con escaso apoyo popular. Escasísimo, mejor dicho: algunos fueron apoyados por un 0,06% de los vecinos del distrito en el que salieron a votación.

Los viales reservados han sido apoyados por pocas decenas de personas

En los primeros procesos, como en 2016, sólo se podía votar por internet, lo que redujo la participación. En cualquier caso, los datos cantan. Reino de Valencia fue una propuesta municipal que además recibió 67 votos, un 0,15% de los residentes en el Ensanche, distrito al que estaba adjudicado el proyecto. Este carril bici ha dejado un solo vial para transporte público y tráfico privado, lo que ya ha provocado atascos en una de las vías más importantes para acceder al centro de la ciudad desde la marginal derecha del río y distritos como Poblats Marítims o Camins al Grau. Se trata, además, de un proyecto presentado por el Consistorio.

Del Decidim de 2017 han salido a licitación pública los carriles bici de la avenida Juan XXIII, Sancho Tello-Jerónimo de Monsoriu y Maestro Rodrigo, en el tramo entre Miquel Navarro y Pío Baroja. Se adjudicaron el pasado verano. En el lote 2 y 3, Sancho Tello-Jerónimo Monsoriu y Maestro Rodrigo, respectivamente, el coste para las arcas públicas es de más de 381.000 euros. El carril bici de Maestro Rodrigo recibió 117 votos en el Decidim del pasado año. Con esos sufragios, el Consistorio ha decidido gastar más de 227.000 euros en un nuevo vial.

Los nuevos trazados prevén eliminar espacio para el tráfico privado en calles muy transitadas

Otro rasgo distintivo y común de estos trazados ciclistas es que, en la Valencia a dos ruedas que plantean tanto el alcalde, Joan Ribó, como el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, los viales para bicis van por la calzada. Esta cuestión, siendo algo comúnmente aceptado por los expertos internacionales, tiene el efecto secundario de colapsar el tráfico. Sirva como ejemplo, además de lo ocurrido, denunciado y protestado en Burjassot y Reino de Valencia, lo que ocurrirá en la avenida de Suecia, hasta la plaza de la Afición, donde un carril a la izquierda dejará un único vial para coches, o en Manuel Candela y Tomás de Montañana, donde ya se montan grandes atascos que afectan a la avenida del Puerto o el puente de Monteolivete, entre otros enclaves.

Las obras que vienen

Avenida Juan XXIII
194 votos en 2017. En tramitación.
Avenida Maestro Rodrigo
117 votos en 2017. En tramitación.
Avenida de Burjassot
55 votos en 2016. Ejecutado.
Avenida de la Constitución
210 votos en 2017. En tramitación.
Avenida de Suecia
20 votos en 2016. En ejecución.
Calle Cuenca
65 votos en 2016. En tramitación.
Puente de Campanar
26 votos en 2016. En tramitación.
Manuel Candela-Tomás de Montañana
198 votos en 2016.
Avenida Reino de Valencia
67 votos en 2016. En ejecución.
Grandes Vías Fernando el Católico y Ramón y Cajal
2.938 votos en 2018. En redacción.
Avenida Primado Reig
2.531 votos en 2018. En redacción.

De hecho, el único trazado que no está planteado quitando espacio a los coches es de las grandes vías Fernando el Católico y Ramón y Cajal. Cuando se anunció el proyecto, las principales dudas tenían que ver con por dónde iba a discurrir el carril bici. Había dudas, tantas que incluso en rueda de prensa ni Grezzi ni Ribó conseguían aclarar este aspecto de capital importancia. Finalmente, se supo, y así lo contó este diario, que en las grandes vías el carril bici discurrirá pegado a la acera derecha, por el mismo carril bus, lo que reducirá, eso sí, el espacio para el transporte público. Asegura el Consistorio que no será un problema, dado que el ancho del vial reservado para la EMT en todo el primer tramo de grandes vías hasta Germanías permite reservar un espacio para las bicicletas sin afectar a la maniobrabilidad de los autobuses, que cabrán sin problemas. Otra cosa, eso sí, es lo que los conductores de la EMT alerten sobre el riesgo de unir en el mismo carril al ocupante de mayor tamaño de la calzada y al de menor. Tanto este carril bici como el de Peset Aleixandre aún no están adjudicados y todavía no ha comenzado su construcción.

Historia muy distinta son otros de los viales reservados, que ya comienzan a ocupar carriles enteros en varios puntos. La preocupación crece entre los vecinos de las zonas afectadas, que ponen en duda el acceso a determinados enclaves cuando un atasco impida circular por la avenida en cuestión a los servicios de emergencia o al transporte público. En Reino de Valencia, por ejemplo, cualquier parada del autobús ralentizará el atasco. Y a cuatro meses de las elecciones.

Más sobre los carriles bici en Valencia