L'Oceanogràfic de Valencia se reinventa

L'Oceanogràfic de Valencia se reinventa
jesús signes

Afronta 2019 con nuevas actividades y talleres en el acuario, que invierte 2'8 millones en crear espacios como las Islas Oceánicas o paisajes sumergidos

MAR GUADALAJARAValencia

Un cara a cara con tiburones, ver emerger nuevas islas donde habitan tortugas gigantes o asomarse a la ventana de los paisajes sumergidos, todo ello sin salir de Valencia. L'Oceanogràfric se reinventa y lo hace acercando los hábitats submarinos al público creando nuevos espacios como las Islas Oceánicas o actividades como pasar una noche entre tiburones, precisamente es el animal más antiguo del planeta el protagonista de la nueva campaña que ha lanzado hoy el acuario: 'Tiburones'.

Estaban aquí antes de los dinosaurios y aún hoy siguen sorprendiendo a quienes se dedican a estudiarlos. El pintarrojas es una especie mediterráneas de pequeña talla que se reproducen poniendo huevos con una especie de cápsula a la que el público podrá asomarse para ver cómo crecen y se mueven en su interior. En el tanque de mayor volumen del Oceanogràfic se encuentran las especies de mayor tamaño como el tiburón Toro que alcanza los 200 kilos de peso y que se caracteriza por el canibalismo intrauterino: las crías en el interior de la madre, se alimentan unas de otras y a la hora del parto sólo dos sobreviven. Otra de las especies de mayor tamaño es el tiburón Gris que alcanza los dos metros de longitud que ya se ha reproducido con éxito en las instalaciones. También el de Port Jackson, con dos espinas asociadas a glándulas que producen veneno para su defensa o el conocido el tiburón Martillo, muy reconocido por el público,poco común en acuarios pero que se pueden ver cuatro ejemplares en el acuario valenciano.

bre al público el programa de Hospital de Tortugas

Hasta 20 especies se pueden ver recorriendo las instalaciones. Son más de 100 ejemplares los que hay en L'Oceanogràfic de Valencia, que se ha consolidado como el acuario de Europa con mayor número y especies de tiburón; es uno de los primeros del mundo. Con el principal objetivo de la divulgación y concienciación sobre estos animales se ha realizado un programa transversal, con actividades y departamentos con el fin de enriquecer la experiencia.

Una nueva instalación se podrá disfrutar en el edificio de accesos: dos columnas de aguas con siluetas de tiburón que transmiten la sensación de inmersión hasta llegar a un tanque central donde se ha construido una playa accesible para aproximar los animales a los visitantes.

A lo largo del año se abrirán distintas exposiciones para completar el cara a cara con los tiburones a través de fotografías que rodean la cúpula del Ártico en las que se podrá conocer el día a día de los cuidadores de estos animales y que se complementarán con las impactantes imágenes del científico y fotógrafo Edgar Becerril.

Ver el otro lado del acuario, bucear con tiburones o incluso dormir con ellos, todas estas experiencias y actividades se desarrollarán con un trasfondo didáctico junto a talleres infantiles y un recorrido temático dedicado a los tiburones. La campaña y exhibición de tiburones que plantea el acuario llegará hasta el propio restaurante Submarino, donde se incorporan nuevas especies.

Aunque ellos son los protagonistas, en el 2019 habrá muchas más novedades en L'Oceanoràfic. Impulsado desde la Fundación, el proyecto del Hospital de tortugas o la incubación de tiburones, es una nueva experiencia abierta al público en la que los visitantes podrán conocer muy de cerca el trabajo que realizan en el ARCA del Mar, el llamado Hospital de tortugas. Otras iniciativas relacionadas con la investigación, como la incubación, reproducción y recuperación de tiburón y rayas a partir de los huevos, será como visitar una auténtica «granja de tiburones», así lo han explicado desde la fundación.

La renovación del acuario va más allá. Este año se ampliará su población animal y con ella, instalaciones nuevas, como las Islas Oceánicas, un nuevo espacio frente a las Continentales, en el que se dará acogida a animales que son ejemplo «del gigantismo que se da en esta zona, debido a la ausencia de depredadores», han explicado. Se podrán observar las gigantes tortugas de Aldabra, gansos hawaianos y réplicas de dragones de Komodo. Para ello, L'Oceanogàfic invertirá 2,8 millones de euros en esta ampliación.