Las obras crean otro tapón en Valencia

Obras y atasco a las puertas del colegio Loreto durante la entrada de los niños. / lp
Obras y atasco a las puertas del colegio Loreto durante la entrada de los niños. / lp

Padres del Loreto, incapaces de aparcar por los trabajos en Jacinto Benavente | El margen derecho del río registra retenciones durante casi todo el día debido al cambio de una tubería situada junto al viejo cauce

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

Atascos casi continuos los que se viven esta semana en la avenida Jacinto Benavente, en el tramo entre la gran vía y el Puente del Ángel Custodio. La ocupación de dos carriles sentido sur, además del carril bus, por unas obras en la red de canalización de agua está saturando esta céntrica vía, donde además hay un colegio, el Nuestra Señora de Loreto, cuyos padres están enfadados por la falta de espacio que tienen para aparcar y dejar a sus hijos en el colegio.

Una tormenta perfecta que se remonta a antes de verano, cuando la segregación del carril bus frente al colegio soliviantó a los padres del mismo, que protestaron porque se complicaba dejar a sus hijos en la puerta del centro. El concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, les respondió, después de que el tema llegara incluso al pleno municipal, que podían dejar los coches en el sentido contrario, donde había una línea amarilla discontinua. Los padres volvieron a protestar porque creían que no era seguro tener que cruzar seis carriles con los más pequeños. Hasta los autobuses que el colegio contrataba para hacer excursiones comenzaron a estacionar en el sentido contrario.

Sin embargo, las obras de este verano, relacionadas con canalizaciones de agua potable y renovaciones de tuberías, convirtieron esa línea discontinua en un carril bus, por lo que la posibilidad de aparcar en el sentido contrario también se ha desvanecido. Grezzi les dijo, siempre según la versión del AMPA del colegio, que podían pedir que el Consistorio habilitara una zona 'kiss & ride' en Peris y Valero para estacionar el coche y dejar a los niños cerca del colegio, pero la entidad nunca hizo la petición por registro de entrada entre otras cosas porque tenían que abonar las tasas correspondientes. Además, creen que Peris y Valero queda demasiado lejos del colegio como para que el camino hacia el colegio sea lo suficientemente seguro para los más pequeños.

La comunidad educativa del Loreto pide una zona donde aparcar para dejar a los niños en el colegio La Policía Local controla el tráfico en la avenida para evitar el colapso de la circulación hacia el sur

A todo este problema se ha sumado que la vuelta al cole ha encontrado dos carriles, más el carril bus, de Jacinto Benavente sentido puente cortados. Debido a ello, el tramo presentó retenciones durante prácticamente todo el día, como confirman desde el Centro de Gestión de Tráfico, y a primera hora los padres tuvieron que ocupar incluso la zona reservada para dejar a los niños en la puerta del colegio. Esta reserva de espacio también se ha dado en otros enclaves, como en la calle Blanquerías con respecto al colegio La Purísima. Las protestas de los padres motivaron la creación de una zona 'kiss & ride' junto a la calle Navellos. En otros centros ubicados en importantes arterias como Guillem de Castro o la gran vía Fernando el Católico, los padres siguen aparcando donde pueden para dejar a los niños en el colegio.

No es tampoco el único tapón que está experimentando el centro de la ciudad esta vuelta al cole, dado que la reordenación de la calle Ruzafa, donde ya no se puede acceder desde el túnel de Germanías, provoca no pocas retenciones, sobre todo a primera hora, en el tramo de Marqués del Turia entre Reino de Valencia y Martí. La Policía Local tiene que emplearse de valiente para evitar que estos atascos colapsen la circulación, tal como al menos el pasado lunes tuvieron que hacer en Jacinto Benavente. Y es que la vuelta de las vacaciones ha encontrado a la ciudad aún con zanjas y, por tanto, con tapones nuevos.