La DGT ingresa una media de 75.000 euros diarios por las infracciones cometidas en la Comunitat

Un agente de la Guardia Civil se dirige a un conductor durante un control en Valencia. / J. Montañana
Un agente de la Guardia Civil se dirige a un conductor durante un control en Valencia. / J. Montañana

Las multas de tráfico repuntan con más de un millar de valencianos sancionados al día

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Usar el móvil, circular ebrio, conducir a velocidad excesiva, no respetar las señales... Por estas y otras muchas razones, la DGT multa cada día a 1.158 conductores de media en la Comunitat Valenciana. Así lo reflejan los últimos datos estadísticos de Tráfico sobre denuncias e ingresos por sanciones en España, que miden su evolución hasta octubre del año pasado.

En concreto, algo más de 347.000 personas acabaron con una multa bajo el brazo por las infracciones cometidas entre enero y octubre de 2017. Y por estas sanciones la DGT ingresó casi 23 millones de euros. Dicho de otro modo: los valencianos pagan, en su conjunto, casi 76.000 euros cada día por aquellas conductas peligrosas al volante que son detectadas por la Guardia Civil.

Cifras clave

347.000
sanciones se impusieron en la Comunitat entre enero y octubre de 2017. Las multas repuntan.
23

millones ingresó la DGT por las multas a infractores viales en la Comunitat el año pasado.

Pero ¿cuál es la evolución de las multas en la Comunitat Valenciana? Según las estadísticas de Tráfico, ligeramente al alza. Si el año pasado, la media diaria era de 1.118 sanciones, en 2017 la cifra se situaba en 1.045. Este aumento llega tras dos años consecutivos de descenso de infracciones detectadas y después del pico que se alcanzó en 2014. Por esas fechas, unas 1.300 personas acababan multadas a diario en la región.

En la actualidad, una de cada diez multas que impone la Guardia Civil de Tráfico en España corresponde a conductores 'cazados' en el asfalto valenciano. En el contexto de la Comunitat, es en la provincia de Valencia donde más sanciones se registran (150.000 con una recaudación anual de más de 10,5 millones). Le sigue Alicante, con más de 122.000 multas y unos ingresos a la DGT de casi 8 millones de euros.

El destino del dinero

No pocos conductores critican el «afán recaudatorio» de la DGT. Hay una pregunta clave: ¿Dónde va a parar lo que pagamos por nuestros errores o desobediencias al volante? La ley lo deja muy claro. El importe de las sanciones económicas obtenidas por infracciones a la Ley de Tráfico se destina íntegramente a actuaciones y servicios en materia de seguridad vial, prevención de accidentes de tráfico o ayuda a víctimas. Por ejemplo, instalación de nuevos radares, paneles o señales. También para identificar puntos negros, investigaciones o financiar campañas de seguridad.

Hay tendencia a concebir los radares de velocidad como uno de los mayores focos de recaudación. Sin embargo, su incidencia en las multas no es tan elevada. De las 347.000 que se impusieron en los diez primeros meses del año pasado en la Comunitat, sólo algo más de 100.000 fueron por los excesos con el acelerador que detectaron los radares fijos. Aproximadamente una de cada tres sanciones. El resto corresponde a alcoholemias positivas, en su mayoría, incorporaciones o giros no permitidos, falta de documentación en regla o uso del teléfono móvil.

No obstante, las estadísticas revelan que las multas por los excesos que caza el radar se están disparando en Valencia. Entre enero y octubre del año pasado, la provincia sumaba más de 34.000, que son 10.000 más que en todo el año 2016. El cinemómetro que más conductores 'caza' por encima de la velocidad permitida está en el kilómetro 390 de la AP-7, en Castellón. Cada día, medio centenar de vehículos sobrepasan los límites y sus conductores son multados.

Más

 

Fotos

Vídeos