Muere Vicente Vento Ruiz, maestro de anestesistas y especialista en reanimación

Muere Vicente Vento Ruiz, maestro de anestesistas y especialista en reanimación

Iniciador de las técnicas modernas en Valencia, formó a varias generaciones de prestigiosos especialistas

V. V. Valencia

El doctor Vicente Vento Ruiz, que fue Jefe del Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital General Universitario de Valencia y padre de la anestesia moderna en la Comunidad Valenciana ha fallecido a los 96 años de edad.

Nació en Burjassot en 1921 aunque la mayor parte de su infancia y juventud transcurrieron en el Grau de Valencia. Realizó sus estudios de Medicina en nuestra Facultad donde destacó como alumno obteniendo los prestigiosos premios Peregrin Casanova y Corachán. Fue alumno interno por oposición de Anatomía con el profesor Barcia Goyanes y de Fisiología con el profesor García Blanco. En 1948 siendo aún estudiante fue enviado por el profesor Barcia a Barcelona. Allí coincidió con el doctor Robert Macintosh, un prestigioso anestesista inglés, que despertó en él la vocación de dedicarse a la anestesia.

Como consta en los 'Orígenes de la Anestesia Moderna en España' de Avelino Franco Grande, el doctor Vicente Vento fue el introductor de la anestesia moderna en Valencia siendo el primero que practicó la anestesia general para lo que se precisaba el manejo de técnicas nuevas. La eficacia y seguridad de esta moderna especialidad permitió a los cirujanos realizar intervenciones complejas en grandes cavidades con éxito.

Vicente Vento fue un gran estudioso y viajó con frecuencia, en épocas difíciles, a centros de gran prestigio en Marsella, París y Manchester para intercambiar conocimientos con grandes especialistas. Introdujo la hipotensión controlada imprescindible para intervenciones de oído interno publicando técnicas que fueron de enorme interés en otorrinolaringología. Desarrolló técnicas para la hipotermia controlada imprescindible en neurocirugía de pacientes con graves tumores cerebrales. Fue pionero en la introducción de los modernos gases anestésicos fluorados por lo que fue invitado por la Imperial Chemical Industries del reino Unido para compartir sus experiencias.

La etapa que más esfuerzo le supuso, pero que al mismo tiempo mayor ilusión le produjo, fue la creación de la primera unidad de Reanimación Postquirúrgica de la Comunidad Valenciana en el Hospital Provincial de Valencia (hoy Hospital General Universitario). Posiblemente fue la tarea de la que siempre se sintió más orgulloso. En la etapa inicial, con gran precariedad de medios, reunía en una sala especial a los pacientes que habían sido sometidos a cirugía compleja para poder controlar mejor sus constantes vitales, ayudarles en la ventilación, la analgesia y la nutrición parenteral, obteniendo recuperaciones excelentes. Fue la primera Unidad de Cuidados Intensivos que como tal funcionó en la Comunidad Valenciana.

Otra de sus pasiones fue la docencia y la formación de médicos especialistas. El doctor Vento fue maestro muchas generaciones de anestesistas y especialistas en reanimación que luego han ocupado puestos de responsabilidad en los hospitales valencianos. La investigación fue otra de sus facetas como profesional. Su inquietud le llevó a ensayar nuevos métodos terapéuticos basados en el profundo conocimiento de la fisiología y la farmacología, elevando la anestesia y reanimación a las más altas cotas de complejidad técnica.

No quisiera terminar sin mencionar algunos aspectos de su vida familiar. Se casó con una compañera de curso, la doctora Isabel Torres, pediatra, a la que por motivos de compatibilidad familiar formó como médico anestesista, y con la que compartió 68 años. Su vida familiar fue una parte importante de su existencia que disfrutó con su mujer, sus cinco hijos, siete nietos y cuatro biznietos. Su larga vida le permitió, una vez jubilado, dedicarse a otras muchas actividades, la lectura, la contemplación del mar, la jardinería y la cocina. La muerte de su mujer hace cinco años le supuso un duro golpe que superó gracias a la gran familia que había formado. Se fue dejando en su familia una gran tristeza pero también la enorme felicidad de haberle tenido en sus vidas.

 

Fotos

Vídeos