El metro nocturno comienza con quejas de usuarios por las frecuencias de paso

Pasajeros suben y bajan de uno de los convoyes del metro. / jesús signes
Pasajeros suben y bajan de uno de los convoyes del metro. / jesús signes

Las esperas superan las dos horas antes de medianoche y los pasajeros del área metropolitana siguen siendo los más afectados

M. G. VALENCIA.

«El metro de las dos y media». Así es como apoda uno de los usuarios el nuevo servicio de metro nocturno por la escasez de frecuencias: «que no lo promocionen como metro nocturno, cuando te dejan sin servicio desde antes de las once de la noche hasta pasadas las dos y media», dice Santiago.

El nuevo servicio de trenes ha empezado este fin de semana, con servicio hasta las 2:30, pero los primeros usuarios de los trenes nocturnos no han quedado satisfechos: las quejas por las frecuencias han marcado las primeras noches de su puesta en marcha en la ciudad y su área metropolitana.

Santiago es uno de los disconformes. Asegura que la línea en dirección a Rafelbunyol es «pésima ya de por sí». Su destino es la estación de Meliana, y mientras espera en el andén de Alameda explica que «te dejan sin metros más de tres horas, pasa uno a las 22.51 y el siguiente ya es a las 2.35, por tanto no veo donde está el servicio nocturno».

Los usuarios del área metropolitana son los más afectados por la falta de afluencia en el paso de trenes, la mayoría protestan: «¿creen que ofrecen mejor servicio por poner un metro a las 2.35?».

Esther viene de una cena con amigas y su destino es Foios. «Si quedo en el centro no puedo aparcar el coche en ningún sitio y si cojo el metro siempre tengo que esperar», según la joven. «Si de verdad quieren poner metro nocturno que mejoren los horarios porque esto es horrible en comparación a otras ciudades; yo he estudiado en Madrid y a partir de las once de la noche las frecuencias eran de máximo 15 minutos; es normal que allí se use más el transporte público».

Un grupo de amigos llegan desde Moncada a la estación de Aragón. «Nosotros salimos de fiesta hoy y no hemos cogido el coche por los controles de estos días; volveremos en metro, pero creo que esperaremos al de las 6 de la mañana», dice uno de ellos. «No creo que la gente vaya a dejar de coger el coche, lo que han hecho es una chapuza, si pusieran más metros esto se llena seguro», añade otro.

Paula espera en el andén dirección Torrent-Avinguda de la estación de Aragón, pero va a Patraix y llevo esperando un rato porque tenía miedo de perderlo, explica. Ha decidido coger el de las doce. «Hasta las dos y media no me voy a quedar porque mañana trabajo, si hubiera uno intermedio me hubiese quedado más, y me he tenido que ir antes por no coger un taxi». Asegura que la implantación de este servicio es un paso adelante para mejorar el servicio, pero «no creo que funcione si no hay un metros al menos cada hora; no puedes pretender que se use si no acaba de ser útil, dejas una franja horaria sin cubrir».

Sandra y Guillermo van en dirección Alboraya, trabajan en hostelería y su turno termina entre semana a las doce y los fines de semana a la una y media. «Pocas veces podemos coger el metro, porque el último pasa antes de las once de la noche», dice Guillermo. «Hoy pensábamos que habían puesto más metros hasta las dos, pero acabamos de ver que aquí en Alameda ha pasado el de las doce y veinte y ya no hay más hasta las dos y media, una hora queda para el siguiente», añade Sandra. Para ambos este servicio es «insuficiente» y consideran que debería de implantarse también entre semana.

Las quejas por las frecuencias son generalizadas en el servicio diario de Metrovalencia, algo que también parece estar afectando en el nocturno. Ya se han anunciado mejoras en las afluencias durante los primeros meses de 2019.