El Mercado Central acepta un concurso público para la gestión del recinto

Uno de los puestos de fruta del mercado. / jesús signes
Uno de los puestos de fruta del mercado. / jesús signes

Los vendedores ratificarán en asamblea el acuerdo con Comercio ante la imposibilidad de renovar el convenio de autogestión en 2020

P. MORENO

valencia. Tras varios meses de enfrentamiento, la asociación de vendedores del Mercado Central y el concejal de Comercio, Carlos Galiana, alcanzaron ayer un acuerdo para que la gestión del recinto se decida en un concurso público, en un plazo y condiciones todavía por decidir. El Ayuntamiento concederá una prórroga de la actual autogestión hasta que se resuelva.

La presidenta del mercado, Merche Puchades, valoró positivamente la decisión, aunque matizó que el asunto queda a la espera de una asamblea de vendedores que debe ratificarla. El Mercado Central se rige por un sistema de autogestión desde 1986 y los cambios legislativos impiden renovarlo.

Esta es la tesis que ha defendido Galiana desde el principio, aunque los vendedores intentaron optar a una renovación del convenio. En una consulta reciente, el 93% de los comerciantes que votaron lo hicieron a favor de la gestión propia.

Fuentes cercanas a la concejalía de Comercio indicaron que el concurso no era la fórmula deseada por el gobierno municipal, aunque se ha optado por ceder a la petición de los vendedores. En el otro caso de autogestión que había en Valencia, el mercado del Cabanyal, la entidad decidió recientemente que pasara a manos del Ayuntamiento a partir del 1 de enero. Galiana se comprometió a una inversión de 450.000 euros para mejorar el recinto.

La concejalía de Comercio, según explicó Galiana, iniciará los trámites para la redacción del pliego de condiciones y la convocatoria pública de un contrato de gestión del mercado. Mientras se resuelve, el Mercado Central continuará con la gestión diaria como hasta ahora.

Más del 93% de los vendedores votaron a principios de este mes a favor de mantener la gestión propia y los «logros conseguidos durante más de tres décadas de dedicación y esfuerzo, gracias a los que ha sido posible convertir este recinto, considerado como 'la catedral del producto fresco', en un referente en el sector», dijo Puchades.

Durante los más de treinta años en los que la asociación ha dirigido la gestión, se ha ido adaptando a «los nuevos tiempos, a los clientes y a las necesidades de las nuevas formas de comercio. Esto se ha traducido en una capacidad de reacción mucho más rápida que en el resto de mercados, gracias a la gestión directa de recursos».

Ejemplos no faltan como la actividad de los vendedores, que no tienen limitaciones de horario en el recinto, disponen de servicios permanentes de mantenimiento de sus puestos, teléfono, redes sociales y Wifi y gestionan sus propias campañas de publicidad, todo lo cual repercute favorablemente en los servicios, reiteró la presidenta. La asamblea será convocada para dentro de escasas fechas.