Las medidas para regular los pisos turísticos enfrentan a Valencia en Comú y PSPV

Turistas, en la plaza de la Virgen. / irene marsilla
Turistas, en la plaza de la Virgen. / irene marsilla

Gómez replica a Oliver que las acciones que exige para organizar el sector se acordaron en la junta de portavoces de la semana pasada

L. SORIANO

valencia. La regulación de los apartamentos turísticos está generando tensión entre los mismos partidos que gobiernan el Consistorio. Si bien València en Comú exigía una moratoria para las licencias de estos pisos en el Cabanyal, Ciutat Vella y Ruzafa y cuatro medidas para controlar el tema, desde el PSPV replicaron ayer que la formación está exigiendo unas ideas que se acordaron la pasada semana en la junta de portavoces.

«No entiendo muy bien la propuesta, sobre todo, la oportunidad de presentarla esta semana porque precisamente fue la que se acordó dentro de una reunión especial que tuvimos la junta de portavoces, a la que también asistió València en Comú y que estuvo presidida por Joan Ribó», indicó ayer la primera teniente de alcalde, Sandra Gómez.

La edil de Turismo recuerda que «se llegaron a acuerdos que van en la línea que transmitió la portavoz de València en Comú, pero ella estuvo en la reunión y todo el gobierno está en la misma línea».

Gómez indicó que en el plan de Ciutat Vella que está en exposición y que se aprobará en otoño ya se incluyen limitaciones, unas restricciones que ya se están trabajando en el plan del Cabanyal que se presentará en septiembre y que se pretenden aplicar en Ruzafa.

En cuanto a la medida indicada por la formación morada de que los vecinos de las comunidades tengan potestad para aceptar o rechazar los apartamentos, Gómez opinó que «eso supone reflexionar la regulación actual» y resaltó que no sabe «si esa es la línea que se debería de seguir».

«Estamos trabajando coordinadamente. No comprendo que nos exijamos de repente y una semana después del acuerdo», dijo Gómez. Aseguró que comparte la idea con Oliver « de la presión que se está ejerciendo sobre el precio de alquiler, pero no podemos pensar que es sólo responsabilidad el turismo». La edil hizo referencia a las medidas pendientes en la cartera de Vivienda que dirige Oliver y detalló que «para eso hay un plan de vivienda que contó con el respaldo de los grupos y que se puede desarrollar para ayudar a minimizar el impacto de la subida».

No es la primera vez que se produce un enfrentamiento, València en Comú también mostró su desacuerdo con la propuesta de ampliación de la V-21.

Fotos

Vídeos