La Marina reformará dos accesos para eliminar barreras a peatones y ciclistas

Unos ciclistas, ayer, circulando desde la avenida del Puerto hasta la Marina. / j. j. monzó
Unos ciclistas, ayer, circulando desde la avenida del Puerto hasta la Marina. / j. j. monzó

La inversión de 225.000 euros dará continuidad a carriles bici y suprimirá parte del mobiliario colocado para el circuito de la Fórmula 1

PACO MORENOVALENCIA.

Hasta el próximo día 22 tienen de plazo las empresas interesadas para participar en el concurso de remodelación de tres zonas de la Marina. El propósito en los dos primeros casos es mejorar el acceso para peatones y ciclistas, mientras que en el tercero se ofrecerá una zona de descanso complementaria a la futura plaza de la Ola, donde también está en proyecto una pista de patinaje ajardinada.

La inversión del Consorcio Valencia 2007 se eleva a 225.000 euros y pretende reformar puntos negros en la accesibilidad. El primero y más evidente se sitúa en la esquina de la avenida del Puerto con la calle J. J. Dómine, que se modificará para facilitar el paso de viandantes y ciclistas. Es frecuente observar a estos últimos agolparse junto a los peatones y entrar con dificultad en el recinto, dado que carecen de un acceso directo al vial interior.

La intervención permitirá eliminar una parte del mobiliario colocado para convertir la dársena en un circuito de Fórmula 1 cuando Valencia acogió varias ediciones del Gran Premio de Automovilismo. Esa subordinación obligaba a contar con plataformas de hormigón desmontables, amén de jardineras, que durante unas semanas cada año eran retiradas para la colocación de gradas y todo el aparataje necesario para las carreras de velocidad.

Una de las intervenciones será en el entorno de la futura pista de patinaje, también en concurso

Al eliminarse esa obligación, tanto el Consorcio como el Ayuntamiento pueden coordinar unos mejores accesos. El Plan de Usos de la Marina prevé la reurbanización de todo el entorno de la dársena, con nuevas zonas peatonales y arbolado, con lo que estas obras podrían considerarse una primera fase, que se anticiparán a lo que se pretende hacer en el entorno del Tinglado 2.

La segunda zona que se beneficiará de esta inversión es la próxima a la plaza Armada Española. Igual que en el caso anterior, no hay una buena conexión peatonal y ciclista con la Marina. Incluso hay un murete que obstaculiza un acceso cómodo. La reurbanización dará continuidad al itinerario para bicicletas y viandantes, con una ruta que se internará en el Canyamelar.

En cuanto a la tercera, servirá para eliminar desniveles alrededor de La Base, donde se incluirá un muro de hormigón de escasa altura que hará las veces de asiento. A poca distancia, la gran explanada desaparecerá en favor de una pista de patinaje y un pequeño jardín alrededor, que llevará también el itinerario peatonal hasta el borde del recinto.

El plan aprobado por el Consorcio prevé la eliminación de plazas de aparcamiento, especialmente alrededor de los Tinglados. Durante muchos años, esta zona ha servido sólo como estacionamiento para conductores que no realizan ninguna gestión ni acuden a los locales de ocio o culturales de la Marina. En su lugar habrá paseos arbolados y zonas de descanso con sombra.