La Marina tendrá un gran auditorio al aire libre con un aforo de 18.000 personas

Parte de la explanada donde se realizan los conciertos en la Marina sur. / consorcio valencia 2007
Parte de la explanada donde se realizan los conciertos en la Marina sur. / consorcio valencia 2007

El Consorcio saca a concurso la gestión de una explanada donde la empresa ganadora construirá el escenario y el resto de instalaciones

P. M.

valencia. La Marina acogió ocho conciertos en 2017, en el pasado ejercicio fueron 19 y este año ya se han recibido recibido 21 solicitudes para realizar eventos musicales. Esa es la razón principal de que el Consorcio Valencia 2007 haya sacado a concurso la concesión de una explanada de 15.126 metros cuadrados para actuaciones con un aforo de hasta 18.000 personas, que gestionará una empresa a cambio de la adecuación del recinto y del pago de un canon.

La concesión de uso de la gran explanada se otorgará desde el 1 de mayo hasta el 31 de julio, con la posibilidad de una prórroga que llegará hasta el 25 de agosto. La inversión estimada ronda los 133.000 euros y el canon mínimo al alza se sitúa en 1.250 euros (IVA excluido).

De esta manera, la Marina de Valencia tendrá un auditorio al aire libre permanente en la parte sur, un nuevo espacio que facilitará la gestión de licencias, del propio recinto y con mayor seguridad a los promotores de eventos.

La entidad ya ha recibido este año 21 solicitudes para espectáculos musicales, casi el triple que en 2017 El plan incluye helipuerto y se dejará espacio para la posible colocación de cuatro gradas

La concesión de la parcela A19 servirá para la «instalación, producción y gestión de un recinto permanente destinado a eventos musicales, culturales y deportivos durante la temporada primavera-verano 2019», como se indica en el anuncio publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado. El concurso está dirigido a licitadores con experiencia en la gestión de este tipo de instalaciones, según se precisa, mientras que en el pliego de condiciones se habla de elementos como un escenario, zona de camerinos, vallado, aseos y elementos de control de accesos, aforo y control sonoro, para garantizar la convivencia entre esta actividad y el resto de usuarios de la Marina. Una de las condiciones es que los conciertos no podrán acabar más allá de la una y media de la madrugada.

Entre los deberes del concesionario se habla también de la gestión de residuos, limpieza, seguridad y control de accesos. El canon fijo irá acompañado por otro mínimo de 500 euros (IVA aparte) por cada actuación musical.

Algunas de las inversiones se refieren al vallado de todo el recinto, partiendo del ya realizado, con soportes anclados a cubos de hormigón cada 2,50 metros. Los huecos previstos para los acceso dispondrán de un cerramiento corredero. Habrá controles en tres zonas, en la parte del llamado muelle de Poniente.

Todas las salidas dispondrán de señalización de emergencia y junto a cada una se instalará un extintor y dos unidades por zona de pulsadores de alarma, con sirena, también en el escenario, así como un extintor de 50 kilogramos. El concurso habla también de la nivelación y compactación del terreno.

En el apartado de los equipamientos, se instalarán aseos químicos. También se construirá un escenario de 616 metros cuadrados con un equipo básico de iluminación y sonido. También se dejará previsión para cuatro gradas y dos barras en cada una de las tres zonas con preinstalación de agua y electricidad.

Frente al escenario se construirá una plataforma adaptada para discapacitados, a la que se accederá mediante rampa. Junto a ella se situará una torre de sonido e iluminación. El equipamiento para las actuaciones se completa con un cuadro eléctrico y un grupo electrógeno de reemplazamiento del suministro eléctrico. En la parte destinada al público habrá una valla antipánico de 65 metros de longitud, situada a 1,80 metros de distancia. el recinto dispondrá de un helipuerto, sin ningún obstáculo alrededor de 60 metros para garantizar que no hay riesgo de accidente.