La Malvarrosa clama contra la degradación del barrio y pide mayor limpieza y seguridad

Calle del barrio de la Malvarrosa. / j. j. monzó
Calle del barrio de la Malvarrosa. / j. j. monzó

Los vecinos entregan un millar de firmas en el Ayuntamiento para que se refuercen los servicios básicos y conseguir un barrio «más habitable»

P. M.

valencia. Mil firmas presentaron ayer los vecinos de la Malvarrosa para pedir mejoras en su barrio. Los representantes vecinales acudieron al registro de entrada para reclamar con este documento medidas urgentes sobre la falta de limpieza, seguridad ciudadana debido al tráfico de drogas, servicios sociales y urbanismo.

«Queremos un barrio más habitable», comentó el secretario de la entidad vecinal, Agustín Abarca, quien recordó la «creciente degradación que sufre la Malvarrosa». Los residentes protestaron recientemente por la falta de inversiones del Consistorio, incluso con iniciativas del programa Decidim VLC que habían sido desestimadas.

Ejemplos no faltan, como la necesidad de la renovación o urbanización de plazas como Músico Eiximeno, Hugo Zárate, descampados en la avenida Malvarrosa y la calle Padre Antón Martín, así como otros en las calles Gran Canaria, Isla de Hierro o Fausto Elio.

«No queremos un barrio sucio, sino un lugar donde convivir con nuestros vecinos. Queremos jardines en condiciones y limpios, con una limpieza que tenga la suficiente regularidad», añadió, para comentar que también son necesarias campañas educativas.

En el ámbito de las reivindicaciones, se cita la necesidad de un centro cívico, un espacio sociocultural. «Ahí deben tener cabida las asociaciones, donde haya un lugar de acceso libre a internet, hacer exposiciones y disponer de una biblioteca pública para promover la cultura desde nuestra condición de barrio obrero». De ahí la reiteración de que desde el Consistorio «se elija una solución integral con más recursos para numerosos servicios».

El gobierno municipal ha centrado su gestión en el cercano Cabanyal, aunque no ha sucedido lo mismo con la Malvarrosa. Incluso en Beteró, otro barrio colindante, se han iniciado hace una semana las obras del nuevo rastro. Cada vez que se producen fuertes tormentas, por ejemplo, los solares se convierten en pequeñas lagunas que tardan semanas en secarse, para dar paso a barrizales. Es frecuente recurrir a bombas de extracción de caudales.

La asociación de vecinos había planteado el ajardinamiento de algunos de estos solares, aunque fueron desestimados a las primeras de cambio en el proceso Decidim VLC. Esto provoca que con lluvias torrenciales se produzcan inundaciones en los bajos, inutilizando incluso ascensores de las fincas.