Un litigio con vecinos bloquea la reforma de la Lonja de Pescadores

Fachada del edificio de la Lonja de Pescadores del Cabanyal, en Eugenia Viñes / damián torres
Fachada del edificio de la Lonja de Pescadores del Cabanyal, en Eugenia Viñes / damián torres

Una jueza suspende la caducidad de la concesión del edificio aprobada hace meses por el Ayuntamiento

LOLA SORIANO

La rehabilitación de la Lonja de Pescadores del Cabanyal tendrá que esperar. Un auto del juzgado de lo Contencioso número 3 de Valencia ha ordenado la suspensión cautelar del acuerdo municipal de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia de 19 de enero de 2018 que daba por aprobada la caducidad de la concesión centenaria de este edificio que estaba en manos de la Marina Auxiliar de Patronos Pescadores.

Fue en julio cuando el área de Patrimonio tomó posesión de la propiedad, a pesar de que la Marina Auxiliar no les entregó las llaves, y cambió la cerradura del edificio próximo a Las Arenas para encargar el proyecto de rehabilitación que cuenta con ayudas de casi un millón de euros de fondos europeos. Además todavía estaba pendiente negociar con los vecinos su continuidad en estas 40 viviendas, pero en régimen de alquiler, ya que el suelo fue una concesión del rey Alfonso XII a los pescadores entre 1907 y 1908.

Ahora, una jueza firma un auto donde reconoce parcialmente la petición que había solicitado esta entidad del Cabanyal, que reclamaba que no se hiciera efectiva la caducidad de la concesión administrativa hasta que no hubiera una sentencia en firme, ya que había presentado un recurso.

La jueza se hace eco de la petición y afirma: «Qué duda cabe que la resolución afecta a numerosas personas que tienen sus viviendas en el lugar» y añade que «la resolución en modo alguno garantiza la preservación de las viviendas». Por todo ello, expone que «a meros efectos cautelares se considera que la conservación de la situación jurídica por cuyo título ostentan tales viviendas es merecedor de superior protección al interés público que pudiera derivarse de la inmediata ejecución de la resolución impugnada».

El Ayuntamiento mantiene que es propietario de estos terrenos donde se construyó la Lonja al haber adquirido la escritura de permuta con el Estado en 1990. Por otro lado, desde la Marina Auxiliar recuerdan que «la concesión se hizo sin límite temporal y el Ayuntamiento quiere aplicar una ley de Patrimonio de 1964, que fijaba un límite de 99 años de concesión, que consideramos que no es aplicable», según el letrado de los vecinos, Pau Andrés Vázquez.

El presidente de la Marina Auxiliar, Melchor Gallart, añade que «el Ayuntamiento quiere contar la caducidad desde 1907, cuando se construyó, y eso no es así». Y explica que «queremos el mismo trato que los vecinos de Pavimar, a los que sí han vendido el suelo».

Será la sentencia la que determine si ha caducado o no la concesión, algo que no se ha debatido. En el auto se añade que cabe interponer recurso de apelación en quince días.

Más