Vía libre para 1.345 viviendas en Benimaclet previstas hace 30 años

Una parte del sector de Benimaclet Este que será urbanizado, en una imagen de ayer. / j. monzó
Una parte del sector de Benimaclet Este que será urbanizado, en una imagen de ayer. / j. monzó

Una empresa logra los apoyos para ser agente urbanizador y promover el sector residencial, a la espera del permiso del Ayuntamiento

PACO MORENOVALENCIA.

Aprobado con el Plan General de 1988, 31 años después se ha dado vía libre al primer paso para la construcción de 1.345 viviendas en el barrio de Benimaclet. La empresa Metrovacesa ha conseguido apoyos que superan el 51% de la superficie del sector, con lo que el Ayuntamiento ya tramita su condición de agente urbanizador.

Así lo confirmó el gobierno municipal al concejal de Ciudadanos Narciso Estellés, al señalar este extremo. «Se está comprobando por el Servicio de Asesoramiento que reúnen los requisitos por la Ley de Ordenación del Territorio», indican en una respuesta plenaria.

La tramitación coincide con una sentencia del pasado 19 de julio del juzgado de lo Contencioso número 9 donde se desestima el recurso presentado por la empresa Urbem, compañía que pedía recuperar la condición de agente urbanizador y el abono de intereses por un importe de 3,34 millones de euros, esto último debido al perjuicio sufrido. El fallo, donde cabe recurso, la condena al pago de costas.

El alcalde Ribó cuestionó el proyecto al considerar que las promociones inmobiliarias son excesivas

Ahora, indicaron fuentes de la concejalía de Renovación Urbana, Metrovacesa debe entregar su programa para el desarrollo del sector, donde se da por sentado un cambio en el planeamiento. El gobierno municipal deberá autorizar el reparto y número de viviendas, así como todo lo relativo a los equipamientos públicos. Empieza de este modo el verdadero debate sobre la finalización de esta parte de la ciudad entre el casco urbano y la ronda norte.

La citada empresa presentó el pasado diciembre un proyecto con torres de hasta 30 plantas, en la parte próxima a la avenida Cataluña y la calle Emilio Baró. En la zona central se mantienen una superficie similar a la actual para huertos de autoconsumo, una de las premisas pedidas por la asociación de vecinos.

La entidad rechazó hace meses el número de viviendas previsto, por lo que el debate sigue vivo. Incluso el alcalde Ribó llegó a cuestionar este asunto, para pedir una disminución de la superficie residencial. Los entonces socios de gobierno de València en Comú optaron por reclamar el abandono de cualquier proyecto inmobiliario, en favor de la recuperación de los solares como huerta. Esto fue rechazado posteriormente en un informe municipal, al considerar los técnicos el riesgo de tener que asumir el pago de hasta 70 millones de euros.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés emplazó tras conocer la situación del sector a la concejala de Renovación Urbana, Sandra Gómez, a resolver la urbanización y ejecución de la nueva zona residencial. «Gómez debe ponerse como objetivo la resolución de un problema que ya es récord en España por ser el PAI más antiguo del país sin desarrollar».

El edil de Ciudadanos pide «agilidad» a la concejala para que incluso este mes el Servicio de Asesoramiento Urbanístico y Programación compruebe y verifique si la propuesta urbanística de Metrovacesa cumple con los requisitos exigidos en la LOTUP para asignarle la condición de urbanizador en régimen de gestión urbanística por los propietarios. «Consideramos necesario resolver este asunto con urgencia y no demorarlo hasta octubre. Si este mes los técnicos informan podría empezar a resolverse en septiembre».

El barrio de Benimaclet tiene prácticamente agotado el suelo para construir viviendas. En el entorno de la calle Dolores Marqués, citaron como ejemplo otras fuentes, se ha llegado a comercializar el 50% de una promoción inmobiliaria colocando sólo el cartel anunciador.

El proyecto presentado por Metrovacesa incluyó reivindicaciones vecinales, algunas emanadas de una estrategia de participación promovida por el Ayuntamiento. Aún así, tanto la asociación de vecinos como una plataforma llamada Cuidem Benimaclet rechazaron tanto el número de viviendas como su distribución. Esto es lo que ahora debe dilucidarse en la exposición al público del programa, además de tener en cuenta posibles recursos de la otra sociedad, una de las que cuenta con más solares en la zona, que no ha manifestado la aceptación del fallo a favor del Consistorio.