El juez pide más documentos a Fuset sobre el fraccionamiento de contratos

Pere Fuset. / jesús signes
Pere Fuset. / jesús signes

El juzgado reclama expedientes de la adjudicación de carrozas en la Batalla de Flores o la Cabalgata de Reyes

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

El juzgado de instrucción número 2 de Valencia ha pedido al Ayuntamiento más documentación relativa a la causa que se sigue contra el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, por presunto fraccionamiento de contratos después de que el edil declarara el pasado día 3 de julio. El tribunal ha preguntado cuándo comenzó la relación contractual entre el Consistorio y tres mercantiles y ha solicitado los contratos del alquiler de carrozas para las Batallas de Flores de 2016 y 2017 y la cabalgata de reyes de 2018, así como los contratos menores con diversos proveedores con motivo de la cabalgata de reyes de 2017.

El concejal del grupo municipal popular Santiago Ballester criticó ayer la inacción del alcalde de Valencia, Joan Ribó, respecto a la situació de su concejal de Cultura Festiva. «Ribó no puede mirar para otro lado ni un minuto más por las graves responsabilidades que se pudieran derivar de esta práctica habitual en la concejalía de Fiestas». El grupo popular denunció que el alcalde y sus concejales han dado más de 70 millones de euros a dedo otorgados a través de más de 11.000 contratos menores.

Ballester afirmó que es es una práctica habitual en la concejalía que preside Pere Fuset, y por ello pidió responsabilidades. «Es evidente que el concejal Fuset sigue fraccionando contratos, a pesar de las advertencias del propio interventor municipal. En la última ocasión en que lo hizó fraccionó en 30 contratos, uno por carroza, el concurso para la Batalla de Flores de este año», comentó el edil popular.

El propio interventor ya ha advertido este año a Fuset en un informe donde, según el PP, recrimina al edil el fraccionamiento de lo que debería ser un concurso público de 112.000 euros. Además, Ballester criticó que se saque «tarde y mal» a concurso cuando «no hay tiempo material para que los adjudicatarios puedan realizar un buen trabajo, como así advirtieron los propios miembros del Gremio de Artistas Falleros». Ballester explicó que el concurso «estaba plagado de irregularidades este concursillo y es un claro fraccionamiento del contratos al que recurre asiduamente el concejal Fuset».

El edil insiste en que es bueno «predicar con el ejemplo»: «El concejal Fuset no puede estar exigiendo mil permisos a nuestros colectivos festeros y no dejándoles hacer actividades cuando él se salta los trámites cuando quiere».