El joven que se atrincheró, otra vez detenido por intimidar con un hacha a viandantes

Eusebio O. / Juan J. Monzó
Eusebio O. / Juan J. Monzó

Atemorizó a varias personas que paseaban por el viejo cauce hasta que fue rodeado y apresado por dos policías de la Unidad de Caballería

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

El joven guineano que se atrincheró el 14 de mayo con dos cuchillos en el balcón de su casa en Valencia, Eusebio O., de 19 años, volvió a protagonizar un incidente violento el miércoles en el viejo cauce del Turia al intimidar con un hacha a varios viandantes. Los hechos ocurrieron pocos minutos después de la seis de la tarde junto al puente de la Trinidad, cuando el joven esgrimió el arma blanca de unos 30 centímetros de longitud ante el pavor de las personas que paseaban por la zona en esos momentos.

Además, Eusebio ocultaba su rostro con una capucha e iba acompañado de otro joven guineano de 18 años, desnudo de cintura para arriba, que hacía aspavientos con sus brazos. Entre las personas que salieron corriendo había varios niños que jugaban entre los árboles del viejo cauce.

Según un testigo, la actitud de los dos jóvenes era amenazante y Eusebio asestó varios hachazos a los troncos de los pinos mientras caminaba en dirección hacia el parque de Cabecera. «Cuando vi al hombre encapuchado con el hacha me asusté mucho y pensé que podría ser un terrorista», afirmó Vicente R. «Luego llegaron dos policías a caballo y uno de ellos sacó su pistola, porque el tipo no soltaba el hacha», añadió el testigo.

Dos agentes de la Unidad Especial de Caballería de la Policía Nacional se toparon con la violenta escena y trotaron con sus caballos para rodear a los dos individuos, pero Eusebio desafió a los policías y no dejó el arma en el suelo. Hasta tres veces le dijeron que soltara el hacha y se tirara al suelo. El joven no depuso su actitud violenta hasta que uno de los policías le encañonó con su pistola.

Los dos agentes bajaron de sus caballos entonces y engrilletaron a los individuos para inmovilizarlos y cachearlos antes de que un coche patrulla los trasladara al complejo policial de Zapadores. Varios policías motorizados de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) se trasladaron también al viejo cauce para apoyar a sus compañeros. Esta es la tercera vez que la policía detiene a Eusebio O. en dos semanas. Dos días antes de atrincherarse en su casa, el joven amenazó con un cuchillo al portero de una discoteca, porque no le dejaba entrar con una careta que ocultaba su rostro.

 

Fotos

Vídeos