Grezzi se ve obligado a pedir perdón a la Policía Local tras diez días de silencio

Grezzi, a su llegada a la reunión con los sindicatos en el Consistorio./Damián Torres
Grezzi, a su llegada a la reunión con los sindicatos en el Consistorio. / Damián Torres

La reunión de los sindicatos con el concejal llega después del encuentro urgente mantenido con el alcalde Ribó el jueves pasado

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Grezzi rompe su silencio. Tras diez días en la que el concejal de Movilidad Sostenible, habitualmente locuaz y de verbo rápido, no ha abierto la boca sobre la orden de la Policía Local contra sus injerencias en el día a día de los agentes, Giuseppe Grezzi se sentó ayer con los sindicatos para pedir disculpas, obligado por la cercanía de las elecciones, las presiones internas y la más que probable petición de su reprobación en el pleno de este mes.

La reunión había sido convocada por el mismo edil, pero llega condicionada por varios factores previos. Primero, el amplio rechazo a sus actuaciones con agentes. Cabe recordar que la orden llega firmada por la misma concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, del PSPV, y que la aprovecharon tanto PP como Ciudadanos para cargar contra el edil. Además, todos los sindicatos policiales mostraron su oposición al concejal de Movilidad en las horas siguientes a que se conociera la orden interna.

Segundo, las presiones internas. A nadie se le escapa que Compromís se ha puesto manos a la obra rápidamente para contener el incendio que amenazaba hace diez días con dinamitar el tripartito. De hecho, el alcalde Ribó tuvo que vestirse, de nuevo, de bombero para apagar el fuego con una reunión urgente con los sindicatos policiales para expresarles su apoyo y su intención de que las situaciones que protagonizó Grezzi hace dos semanas no se vuelvan a producir. Lo hizo, eso sí, el mismo día en que los sindicatos habían convocado una rueda de prensa inédita para protestar. Esta defensa de Ribó de la Policía Local fue mucho más discreta que la que hizo el día del Cuerpo, cuando mostró su apoyo en público tras una resolución del Consejo de Inmigración que preside la concejala de València en Comú Neus Fábregas.

Claves del conflicto

Presiones.
El rechazo general al comportamiento de Grezzi con la Policía Local ha obligado al edil a pedir una reunión a los sindicatos del Cuerpo.
Buen talante.
Los sindicatos se encontraron ayer con un Grezzi distinto con el que chocan los agentes en la calle, pero vigilarán que cumpla sus promesas.
Intervención del alcalde.
La reunión de Grezzi con los sindicatos llega después del encuentro urgente del alcalde con los mismos actores hace ahora cuatro días.
Varias polémicas.
El edil de Movilidad ha protagonizado varias polémicas este mandato e incluso sonoros enfrentamientos con los vecinos, lo que llevó el pasado año que Ribó mantuviera un encuentro con ellos para apaciguarles.

El tercer motivo hay que buscarlo, evidentemente, en la proximidad de las elecciones municipales. Seis meses puede parecer mucho tiempo: son dos estaciones. Pero en política, es un parpadeo, sobre todo con las primarias de Compromís y la confección de listas a la vuelta de la esquina. La presencia de Grezzi como actor principal en varias de las polémicas más sonadas del mandato obliga a Compromís a ser mucho más cuidadoso con las minas que le pueden explotar a medio año de una cita clave.

Con todo ese condicionamiento previo se reunió ayer Grezzi (tras previo paso por Alcaldía instantes antes) con los representantes policiales de UGT, CCOO, el SPPLB, el STAS-IV y el CSI·F. El encuentro fue calificado por todas las partes de positivo y en él Grezzi pidió disculpas. «Bueno, a su manera», matiza uno de los sindicalistas presentes en la reunión. «No debí actuar como actué», dijo el concejal, según explicaron testigos presenciales. Grezzi, que abandonó la sala de reuniones rápidamente sin atender a este diario, trasladó a los agentes que cuando tenga algo que solicitar a la Policía Local lo hará directamente a los mandos para evitar situaciones comprometidas para las patrullas. El encuentro finalizó de manera cordial, pero algunos sindicalistas aseguraron que van a estar «ojo avizor» para que el edil cumpla su promesa de no intervenir en actuaciones policiales en curso.

«No debí actuar como actué», reconoce el edil de Movilidad ante los representantes sindicales

Grezzi envió más tarde un comunicado en el que valoró la reunión y destacó que se puso a disposición de los agentes «para colaborar desde su área en que las calles sean más tranquilas y seguras para la convivencia de todas las personas y también para favorecer que la ciudadanía tenga una imagen siempre positiva y cercana de los agentes», a los que calificó de «los garantes de que dispone la administración local para que se respeten las normas de convivencia».

El edil también agradeció a los sindicatos que hayan aceptado la reunión. Ofreció su plena disposición y colaboración para mejorar la comunicación sobre todas las cuestiones que los sindicatos quieran plantearle, siempre respetando su autonomía y jerarquía, con el objetivo común de poner en valor el trabajo «tan importante» que realiza la Policía.

 

Fotos

Vídeos