Grezzi dice que se inventó las señales porque no había ninguna «adecuada»

Grezzi dice que se inventó las señales porque no había ninguna «adecuada»

La concejalía de Movilidad responde al Defensor del Pueblo y alega que otros ayuntamientos también crean pictogramas

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La concejalía de Movilidad Sostenible que dirige Giuseppe Grezzi se inventó las señales de tráfico del anillo ciclista por la falta de señales «adecuadas» para «recordar» a los conductores que un ciclista circulando por un carril bici tiene preferencia. Así se desprende del informe elaborado por la regidoría y enviado al Defensor del Pueblo después de que el pasado mes de julio esta entidad preguntara al Consistorio por las señales tras una denuncia presentada por el grupo municipal popular.

«Se da la circunstancia que en el catálogo de señales no se encuentra ninguna señal cuyo significado sea» recordar a los conductores la preferencia ciclista. «Sólo existe la señal P-22 que advierte del peligro de encontrar circulando una bicicleta, al igual que existe la P-20 que advierte del peligro de encontrar peatones en la calzada», indica el informe firmado por la jefa de servicio de Movilidad Sostenible. «Esta circunstancia ha hecho que en numerosas ciudades, dado el aumento del tráfico ciclista y la construcción de carriles bici, se hayan instalado una serie de señales informativas que intentan transmitir mensajes relacionados con la circulación de bicicletas, mediante pictogramas de diversas formas», señala el texto.

El informe insiste en que lo mismo ha ocurrido en Valencia, «donde al presentarse este problema y no existir una señal adecuada, se han colocado unos carteles genéricos S-860, con pictograma similar a la señal S-13, con un ciclista en lugar de un peatón, acompañados de una leyenda donde se recuerda la prioridad ciclista». Además, el documento revela al menos dos peticiones de la concejalía a la DGT para que incluyera la nueva señal en el catálogo de señales, algo que desde el departamento que dirige Grezzi se muestran confiados en que ocurrirá «en la próxima actualización, en enero o en julio». «No fue la Dirección General de Tráfico quien requirió al Consistorio para la legalización de estas señales, sino que fue el Ayuntamiento de Valencia quien solicitó su inclusión en el nuevo Catálogo de Señales», aseguran desde el Consistorio.

Sobre los semáforos en ámbar para peatones repartidos en calles como Pérez Galdós, Maestro Guerrero, Chiva, Pintor Maella, San Rafael o en el cruce de Ángel Guimerá con Juan Llorens y Erudito Orellana, el informe explica que no son para peatones como indican desde el grupo popular sino para los coches: «No son señales luminosas para peatones como se da a entender en las Consideraciones. Están orientados hacia la calzada, por donde circulan vehículos y tal y como indica el Reglamento de Circulación, los conductores deben extremar la precaución y detenerse ante ellos siempre que deban ceder el paso a viandantes que deseen cruzar la calle».

Cabe recordar que estos dos casos no han sido los únicos con los que el concejal de Compromís ha tenido un problema con la señalización viaria. Ya en 2016 la colocación de carteles verticales únicamente en valenciano en la avenida María Cristina durante la peatonalización a golpe de macetero de la plaza del Mercado provocó protestas del CSI-F, que forzaron a dar marcha atrás a la concejalía y rotular también en castellano.

Fotos

Vídeos